Violencia doméstica: Comportamientos agresivos dentro del hogar

agosto 11, 2021

Con base en la definición de las Naciones Unidas (ONU), la violencia doméstica es la variedad de comportamientos en los que la relación se utiliza para retener o obtener control o autoridad sobre el cónyuge íntimo. La violencia doméstica también se ha definido como un tipo de maltrato en una relación romántica homosexual o heterosexual entre adolescentes o adultos. La violencia doméstica y el abuso pueden ocurrir a cualquier individuo, ya que no discrimina. El abuso y la violencia ocurren en todos los niveles económicos, orígenes étnicos y rangos de edad. Aunque las mujeres tienden a ser victimizadas, informes recientes han demostrado que los hombres también son objeto de violencia doméstica, especialmente emocional y verbalmente. El abuso de pareja romántica se ha identificado como un problema de salud, ya que afecta a más de dos millones de mujeres y 800 00 hombres, al tiempo que provoca la muerte de víctimas, lesiones y personas sin hogar.

Varios tipos de violencia doméstica

Cuando se discute la violencia doméstica y el abuso, la mayoría de las personas asumen que la violencia doméstica solo implica agresión física, lo que lleva a un daño visible. Sin embargo, la agresión física es solo uno de los abusos entre muchos otros, ya que existen varias clasificaciones de conductas abusivas, y cada una de ellas tiene impactos adversos en las víctimas. La gravedad del abuso físico puede tener un mayor riesgo para la víctima, incluidas las consecuencias a largo plazo del individuo que acompañan a los diferentes tipos de abuso. El abuso físico incluye:

  • Estrangulamiento
  • Lanzar objetos en el socio
  • Uso de artículos para el hogar como cuchillos, tenedores o cucharas como armas
  • Punzante
  • Empujar, golpear, abofetear o patear

La violencia doméstica puede ser crítica, y en algunos casos, las víctimas murieron después del resultado de la agresión física experimentada. El abuso emocional también es frecuente para el abuso doméstico en relaciones íntimas, hogares o familias. El abuso emocional abarca dañar la autoestima de un individuo al humillarlo, criticarlo o insultarlo constantemente. El abuso emocional puede ser una forma desafiante de violencia doméstica para que la mayoría de las personas la entiendan, ya que, en la superficie, parece ser poco común en las relaciones íntimas poco saludables. El abuso emocional incluye:

  • Ignorar los sentimientos de la pareja
  • Llamar continuamente a los nombres, gritar o criticar a la pareja
  • Parejas humillantes en público o en privado
  • Quitar los medios de comunicación, como un teléfono celular o las llaves del automóvil

Aparte de la agresión física y el abuso emocional, también hay abuso sexual, que a veces es difícil de identificar o discutir. En la mayoría de los casos, se requiere que las mujeres toleren tremendos abusos sexuales en sus relaciones íntimas, y en algunos casos, es posible que no reconozcan el abuso sexual como abuso. Los perpetradores a menudo utilizan el abuso sexual de manera similar al abuso físico, donde quieren establecer el control. Los ejemplos de abuso sexual incluyen:

  • Compulsión reproductiva
  • Obligar a un socio a desnudarse
  • Sabotaje anticonceptivo
  • Someter al cónyuge a tocamientos molestos
  • Golpear, pellizcar y morder a una pareja con objetos durante las relaciones sexuales

Las causas de la violencia doméstica

La violencia doméstica y las diversas relaciones relacionadas dependen del control y el poder, donde una pareja desea controlar a la otra en cualquier forma o forma. En un caso en el que uno de los miembros de la pareja es impulsado por el deseo de dominar, es muy probable que la relación se vuelva violenta. Una amplia investigación sobre la violencia doméstica ha demostrado que las personas con tendencias abusivas suelen volverse violentas cuando carecen de control. Las experiencias de la infancia también se han identificado como uno de los factores clave que contribuyen a la violencia doméstica, y esto sucede cuando uno de los miembros de la pareja fue sometido a abuso infantil. El individuo podría entender las experiencias de violencia doméstica en la infancia como la mejor manera de retener el poder y el control en una relación o familia. La crisis económica también podría contribuir a la violencia doméstica debido a deudas, ejecuciones hipotecarias de viviendas o pérdida de empleo, aumento de los niveles de estrés en el hogar y violencia. La crisis financiera podría limitar las opciones individuales de supervivencia para escapar o buscar seguridad. Además, las inseguridades pueden resultar en violencia, ya que las víctimas pueden tratar de salir de la relación haciendo que el abusador se vuelva más abusivo y mantenga el control. El perpetrador puede sentirse asegurado o abandonado, lo que causa más riesgo de violencia para las víctimas. Los abusadores pueden ser impulsados por la necesidad de controlar debido a las dificultades para manejar la ira, los celos extremos y la baja estima. Además, algunos de los perpetradores podrían estar practicando creencias tradicionales que les hacen pensar que tienen el control correcto y completo de sus parejas y que las mujeres no son iguales a los hombres.

Los efectos de la violencia doméstica

La violencia doméstica desgarra la vida de la familia y de las víctimas. Los efectos en las víctimas son profundos, incluyendo traumas psicológicos y emocionales, incluyendo suicidio, vergüenza e ira. La víctima también puede resultar gravemente herida, quedar discapacitada y algunos mueren. Las víctimas también pueden quedarse sin hogar después de huir de sus hogares después de una violencia doméstica constante. Algunas víctimas pueden comenzar a participar en comportamientos de riesgo como tener relaciones sexuales sin protección con extraños, elegir parejas múltiples o poco saludables, o participar en relaciones sexuales por dinero o comida. En otros casos, las víctimas podrían comenzar a consumir drogas y otros comportamientos ilícitos como conducir en estado de ebriedad con alcohol. La violencia doméstica destruye los hogares debido a las rupturas y la creación de miedo que separa a la familia. La familia puede volverse inestable, ya que con frecuencia se mudan para evitar al delincuente. Los niños también se ven muy afectados por la violencia doméstica, de tal manera que pueden sufrir de angustia emocional, baja autoestima y autolesiones, luchas académicas y problemas para construir relaciones positivas. La salud reproductiva y sexual de las partes involucradas, especialmente las mujeres, podría verse afectada. Algunas mujeres contraen embarazos no deseados; otras pueden realizar abortos; también hay infección pélvica crónica e infecciones vaginales o sangrado.

Gestión de la violencia doméstica

Las víctimas deben estar de acuerdo en que están en una relación abusiva o que están siendo utilizadas. A menudo se alienta a las víctimas de violencia doméstica a hablar con sus vecinos, amigos, compañeros de trabajo y familiares con respecto a la violencia doméstica que están experimentando. Desarrollar un plan de seguridad es crucial para manejar una crisis o emergencia; las personas deben reflexionar sobre la necesidad de proporcionar un entorno seguro para sus hijos y para ellos mismos. Las víctimas deben hacer planes sobre cómo salir de sus hogares de manera segura para que puedan salir cuando comience la violencia. Puede ser vital que los familiares, vecinos o amigos de las víctimas llamen a las autoridades policiales. Por lo tanto, las personas no deben tener miedo de buscar ayuda inmediata, ya que la violencia doméstica es un delito. Las víctimas también deben buscar tratamiento médico, ya que algunas de las lesiones necesitan tratamiento médico. Las víctimas que han sido abusadas sexual o físicamente deben ver a un proveedor de atención médica para un chequeo médico.

Prevención de la violencia doméstica

El abuso doméstico y la violencia se pueden prevenir enseñando a las personas habilidades de relación saludables y seguras. Debe haber programas de relaciones saludables para parejas casadas y solteras para enseñarles a construir relaciones saludables. Los pares y adultos influyentes también deben participar en la prevención de la violencia doméstica a través de la educación y el empoderamiento de los espectadores. Los programas de prevención de la violencia en el noviazgo entre adolescentes no deben también formarse para permitir que los adolescentes denuncien la violencia doméstica y se les prevengan de los efectos de la violencia doméstica. Las sobrevivientes de violencia doméstica deben recibir apoyo para disminuir el daño y aumentar la seguridad, y esto se puede hacer mediante la creación de programas de vivienda y centrándose en enfoques centrados en el paciente. El abuso doméstico también puede prevenirse mejorando el acceso a la justicia y los servicios de manera que las víctimas puedan tener confianza en obtener asistencia y justicia para el delito. Proporcionar protección temporal y licencia contra la sombría también puede ayudar a prevenir la violencia doméstica. Leave ayuda a las personas que sufren violencia doméstica a buscar asesoramiento, asistir a las audiencias del curso y buscar ayuda médica. Además, la concesión de licencia garantiza que las víctimas de abusos no se encuentren en un dilema por el que deban elegir entre mantener su trabajo o dejar a su abusador.

En resumen, la violencia doméstica es un problema grave en la sociedad que ha ido en aumento durante las últimas décadas y que trasciende las fronteras geográficas, económicas, religiosas, sociales y culturales. El abuso doméstico contra las mujeres las priva de su plena participación en la vida económica y social. Como se explica en este ensayo, la violencia doméstica causa varios problemas de salud mental y física, y en algunos casos, ha llevado a la pérdida de vidas. La violencia doméstica se puede prevenir de muchas maneras, incluida la elaboración de políticas que apoyen y reconozcan a las víctimas para reducir los costos relacionados con el abuso doméstico. Darse cuenta de los efectos del abuso doméstico en la sociedad es crucial para el bienestar y la salud de las víctimas; por lo tanto, la prevención del abuso doméstico siempre es esencial y posible.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.