Enfermedades de transmisión sexual (ETS): varios tipos y tratamiento

agosto 11, 2021

Según el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día, más de un millón de personas están infectadas con enfermedades de transmisión sexual en todo el mundo. Aproximadamente 367 millones de personas se infectan recientemente con clamidia, gonorrea, sífilis y tricomoniasis anualmente. Del mismo modo, se estima que otros 500 millones de personas sufren de infecciones genitales, siendo la infección por el virus del papiloma humano (VPH) la más común. Las infecciones de transmisión sexual son una colección de enfermedades que se propagan de un individuo a otro a través de relaciones sexuales de cualquier forma. Estas enfermedades se propagan de una persona a otra sólo a través del contacto sexual con una persona infectada. Si bien cualquier persona está en riesgo de contraer cualquier enfermedad, las infecciones de transmisión sexual tienden a ser únicas en el hecho de que se basan en el comportamiento sexual de un individuo. El comportamiento sexual irresponsable a menudo se cita como la causa principal de todas las enfermedades de transmisión sexual. Cuando los individuos se involucran en un comportamiento sexual imprudente y sin protección, el contacto de fluidos corporales de una persona infectada a las otras formas es el principal medio de transmisión de estas enfermedades.

Enfermedades de transmisión sexual

Ampliamente categorizadas en función de sus agentes causales, las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se pueden clasificar como bacterianas, virales, fúngicas o protozoarias. Las enfermedades bacterianas de transmisión sexual tienen bacterias causantes de enfermedades como sus agentes causantes. Del mismo modo, los virus, los hongos y los protozoos tienen sus principales agentes causales como virus, hongos y protozoos, respectivamente.

Enfermedades bacterianas de transmisión sexual

Clamidia

La clamidia sigue siendo la principal enfermedad bacteriana de transmisión sexual en los Estados Unidos. La infección afecta tanto a hombres como a mujeres y puede dar lugar a complicaciones irreversibles en el sistema reproductivo de una mujer. Si no se trata adecuadamente puede resultar en esterilidad, especialmente en las mujeres. Además, las mujeres embarazadas infectadas con clamidia pueden transmitir la infección a sus bebés nonatos durante el parto, lo que resulta en neumonía o infección ocular. La clamidia se trata con antibióticos, y es esencial tener en cuenta que se recomienda tratar la clamidia y la gonorrea porque es más probable que ambos la infecten al mismo tiempo.

Gonorrea

Es causada por Neisseria gonorrhea. La gonorrea es una enfermedad bacteriana de transmisión sexual común tanto en hombres como en mujeres y se asocia con la infección de los genitales, el recto y la garganta. Los síntomas de la enfermedad varían según el sexo, con una sensación de ardor al orinar, secreción amarilla/blanca/verde en el pene, testículos hinchados y dolorosos registrados entre los hombres, y aumento del flujo vaginal y sangrados vaginales durante los períodos registrados en las mujeres. Además, las relaciones sexuales entre una mujer embarazada y una persona infectada también pueden transmitir la enfermedad a su hijo por nacer. Es importante tener en cuenta que la gonorrea es curable con la medicación y el tratamiento adecuados; sin embargo, puede dar lugar a complicaciones de salud en hombres y mujeres si está ido no tratado.

Sífilis

Según los CDC, la sífilis es una enfermedad bacteriana de transmisión sexual causada por Treponema pallidum, una bacteria solo transferible de un ser humano a otro. La sífilis es sistémica y se divide en etapas basadas en su gravedad en el cuerpo; la primera etapa de la enfermedad se caracteriza por formar un chancro indoloro en el punto de entrada de la enfermedad al cuerpo humano, generalmente los genitales o el ano. Estas llagas indoloras, comúnmente conocidas como chancro, pueden formarse en múltiples números, pero generalmente desaparecen después de 3 a 4 semanas, ya sea que se traten en no. La desaparición de estos chancros forma el inicio de la segunda etapa de la enfermedad ya que se caracteriza por la formación de erupciones cutáneas en las heridas mucosas, especialmente en los genitales y otras partes del cuerpo. Esta etapa también se asocia con dolores de cabeza, dolores musculares y ganglios linfáticos inflamados. La etapa latente es la última etapa de la infección por sífilis y se caracteriza por poco o ningún síntoma; sin embargo, la enfermedad continúa estando en el cuerpo si no se trata. También hay una etapa posterior de la sífilis que generalmente resulta de la tercera etapa no tratada conocida como sífilis latente. Es sífilis en su localización perjudicial asociada a falta múltiple del órgano. La diagnosis y el tratamiento subsecuente de la sífilis comienzan con la microscopia del campo oscuro de la bacteria del pallidum de Treponema; sin embargo, los avances tecnológicos han hecho posibles las pruebas relacionadas con la sangre. El tratamiento de la sífilis varía dependiendo de la gravedad y la etapa de la infección; sin embargo, una dosificación de la penicilina de Benzathine administrada al paciente por un médico previene la multiplicación de la enfermedad. Desafortunadamente, la penicilina benzatina, aunque tiene el poder de matar y detener la proliferación de la enfermedad, no puede reparar los daños ya causados por la enfermedad. Sin embargo, estudios recientes revelaron que los hombres son 6,3% veces más altos para contraer la enfermedad que las mujeres, más entre los hombres homosexuales. El estudio también reveló que las personas entre las edades de 25-34 años tenían más probabilidades de adquirir la enfermedad debido a su compromiso sexual activo y poca educación de los comportamientos sexuales adecuados; esto permite a los profesionales médicos evitar que la propagación del virus se centre en un grupo.

Enfermedades virales de transmisión sexual

VIH y SIDA

Una vez declarado pandemia mundial, el VIH y el SIDA son posiblemente la enfermedad de transmisión sexual más común en todo el mundo. El VIH ataca el sistema inmunitario humano, lo que lo hace débil e incapaz de defenderse de las infecciones oportunistas. El resultado es un síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), en el que el cuerpo es vulnerable a cualquier infección. Hay tres etapas establecidas del VIH, la infección aguda por el VIH es la primera etapa de la enfermedad, y se caracteriza por altas cantidades de VIH en el torrente sanguíneo. El cuerpo podría presentar síntomas similares a los de la gripe como respuesta natural a la infección. Sólo las pruebas de antígeno/anticuerpo o ácido nuclear pueden probar que uno está infectado por el VIH en esta etapa de la infección. La segunda etapa es la infección crónica por el VIH, en la que los virus del VIH siguen activos en el cuerpo, pero su tasa de reproducción es baja. El final de esta etapa se caracteriza por una alta carga viral y bajos niveles de células CD4 en el cuerpo. El SIDA en toda regla es la tercera y última etapa de la infección por el VIH y se caracteriza por un sistema inmunitario debilitado de tal manera que el cuerpo es susceptible a cualquier forma de infección. Si bien no existe una cura definitiva para el VIH, el avance en la medicación ha asegurado que la progresión a la etapa completa del SIDA sea posterior. La abstinencia, el uso correcto de preservativos y la abstención de compartir objetos punzantes son algunas de las medidas más eficaces para prevenir las infecciones por el VIH.

Hepatitis B

La hepatitis B es una afección hepática causada por el virus de la hepatitis B (VHB). Se transmite de una persona a otra a través del contacto con fluidos corporales como el semen o la sangre, principalmente a través de relaciones sexuales, el intercambio de objetos punzantes y de madre a hijo al nacer. Los síntomas de la enfermedad incluyen fatiga, ictericia, pérdida de apetito y náuseas. La vacunación es la forma más eficaz de prevenir y curar la enfermedad.

Enfermedades fúngicas de transmisión sexual

Candidiasis

Esta es una enfermedad fúngica causada por una levadura conocida como Candida albicans, un hongo ubicado dentro del cuerpo en el intestino, la garganta y la vagina. La multiplicación de este hongo más allá de ciertos niveles, especialmente en el área vaginal, puede causar infección. Es importante señalar que se ha argumentado que la candidiasis no es una infección de transmisión sexual. Sin embargo, teóricamente, el crecimiento excesivo de levadura comienza en el intestino y extiende todo el tracto digestivo en contacto con fluidos corporales como la saliva, el sexo oral y anal; también se ha demostrado que un modo de transmisión propaga la candidiasis. Esto ha hecho que algunos estudiosos clasifiquen la candidiasis bajo ETS.

Enfermedades protozoarias de transmisión sexual

Tricomoniasis

Causada por un parásito protozoario, Trichomonas vaginalis,la tricomoniasis es una infección de transmisión sexual generalizada. La mayoría de las personas infectadas con la enfermedad no pueden saber si están infectadas. Según los datos de los CDC, más de dos millones de personas están infectadas con tricomoniasis solo en los Estados Unidos. De estos, sólo el 30% muestran síntomas, por lo que la tricomoniasis es una de las ETS más populares en las poblaciones en los EE.UU. y otras partes del mundo. Los síntomas incluyen picazón e irritación en el cuello uterino o la vulva en las mujeres o la uretra en los hombres. También, la sensación de ardor después de orinar, o la eyaculación, y la secreción del pene o la vagina se ha divulgado. Sin embargo, el tratamiento con antiprotozoarios puede erradicar los parásitos y detener la infección. La gonorrea, la sífilis, el VIH/SIDA, la hepatitis B, la candidiasis y la tricomoniasis son enfermedades de transmisión sexual (ETS) comunes. Los casos de infecciones de transmisión sexual más notificados son los mencionados. Sus síntomas varían mucho según la gravedad y el estadio de la enfermedad, como la tricomoniasis, que puede vivir en personas sin mostrar signos y síntomas. Si bien el avance en la tecnología y la investigación ha hecho que la mayoría de las ETS se puedan curar, otras, como el VIH/SIDA, todavía no tienen la atención final. La abstinencia y el comportamiento sexual responsable forman las formas más efectivas de prevenir la propagación de estas enfermedades.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.