Problemas de salud de la mujer: tipos, causas y tratamiento

agosto 12, 2021

Cáncer uterino

El fibroma uterino es una afección caracterizada por crecimientos del útero, que no son cancerosos y generalmente se desarrollan durante las etapas fértiles de la vida de una mujer. Los crecimientos varían en tamaño, y algunos son pequeños, lo que los hace detectables por el ojo humano. Otros son lo suficientemente grandes como para distorsionar y agrandar el útero. Los fibromas se clasifican según su ubicación. Los crecimientos dentro de la pared muscular uterina se conocen como fibromas intramurales, mientras que los que sobresalen hacia el espacio uterino se denominan fibromas submucosos. La última clase de fibromas son los que crecen fuera del útero y se conocen como fibromas subserosos.

Factores de riesgo

Además de ser mujer, existen factores de riesgo como la edad. Las mujeres negras tienen un mayor riesgo de desarrollar fibromas en comparación con las mujeres de otras razas. Esto se debe a que la manifestación de los fibromas en las mujeres comienza a una edad más baja, donde los fibromas son más en número y tamaño, y los síntomas son más severos. Además, el inicio de la menstruación en las primeras etapas de la vida, los factores hereditarios, la deficiencia de vitamina D, la baja nutrición de vegetales verdes y la ingesta alta de carnes rojas, y la ingesta de bebidas alcohólicas aumentan las posibilidades de contraer miomas uterinos.

Síntomas

Los fibromas en muchas mujeres no presentan síntomas. Sin embargo, los síntomas están influenciados por la ubicación, el número y el tamaño de los fibromas presentes; algunos de los síntomas incluyen dolor pélvico, estreñimiento, dolor de espalda y piernas, micción frecuente. Además, las pacientes tienen sangrado menstrual abundante y pueden durar más de una semana.

Causas

La experiencia clínica indica que los fibromas surgen de cambios genéticos. Si los genes cambian y difieren de los del útero normal, es probable que aparezcan fibromas. Las hormonas como la progesterona y el estrógeno promueven el crecimiento de fibromas. La investigación ha indicado que la cantidad de receptores de progesterona y estrógeno en comparación con las células uterinas normales. Además, los fibromas se encogen con el inicio de la menopausia debido a la disminución de estrógenos y progesterona. La matriz extracelular aumenta en los fibromas haciendo que las células sean más fibrosas. Además, la matriz extracelular almacena factores de crecimiento que producen cambios biológicos en las células de la pared uterina.

Control y Gestión

Hay poca evidencia disponible sobre cómo prevenir los fibromas. Solo un pequeño porcentaje de los crecimientos requiere tratamiento. Disminuir el riesgo de fibromas requiere incorporar dietas con frutas y verduras y mantener un peso promedio. Los anticonceptivos como Oriahnn, agonistas de GnRH y ácido tranexámico oral están relacionados con un bajo riesgo de desarrollar fibromas uterinos.

Endometriosis

La endometriosis es un trastorno caracterizado por dolor en el que el endometrio crece fuera del útero. La afección cubre las trompas de Falopio, los ovarios y el tejido del revestimiento pélvico. La endometriosis se caracteriza porque el tejido similar al endometrio actúa de la misma manera que el tejido endometrial. Los tejidos de sombra endometrial se espesan, se descomponen y sangran cada vez que una paciente experimenta un ciclo menstrual. La endometriosis se forma cuando la endometriosis afecta los ovarios. Tras la irritación, los tejidos alrededor de los ovarios pueden desarrollar cicatrices y adherencias. Las adherencias son bandas anormales compuestas de tejidos similares a fibras que pueden provocar que los tejidos y órganos pélvicos se peguen entre sí. La afección tiene cuatro etapas según la ubicación, la profundidad, el tamaño y la cantidad de tejido endometrial. Las etapas son mínima, leve, moderada y severa.

Síntomas

El dolor pélvico es el síntoma más notorio de la endometriosis, especialmente durante el dolor menstrual. El dolor puede aparecer antes del ciclo menstrual y extenderse durante más días después del ciclo, acompañado de dolores de espalda y abdominales. El dolor suele aparecer durante y después de las relaciones sexuales en pacientes con endometriosis. Los síntomas adicionales incluyen dolor al orinar o al mover los intestinos e infertilidad.

Causas

La menstruación retrógrada es una de las causas de la endometriosis, donde la sangre que contiene células endometriales no sale de la cavidad pélvica y regresa a través de la cavidad pélvica. Las células se adhieren a las paredes de la pelvis, se desarrollan, se endurecen y sangran en cada fase menstrual. La transformación de las células peritoneales también puede desencadenar endometriosis. Los trastornos del sistema inmunológico también pueden desencadenar la endometriosis, ya que el cuerpo no puede detectar ni destruir las células endometriales. El transporte de células endometriales y la transformación de células embrionarias también pueden desencadenar endometriosis. La transformación de las células embrionarias puede resultar del estrógeno durante las primeras etapas del desarrollo celular.

Factores de riesgo y compilaciones

El desarrollo de la endometriosis puede deberse a que una paciente nunca haya dado a luz, a ciclos menstruales cortos y al inicio de los ciclos menstruales en una etapa temprana de la vida. Otros factores incluyen ciclos menstruales que duran más de siete días, índice de masa corporal bajo, anomalías en el tracto reproductivo. Además, cualquier condición clínica que pueda obstaculizar el movimiento de la menstruación fuera del cuerpo y los niveles altos de estrógeno en el cuerpo pueden desencadenar la endometriosis.

Las complicaciones que resultan de la endometriosis incluyen infertilidad. La endometriosis obstruye las trompas de Falopio, lo que inhibe la fusión entre los espermatozoides y los óvulos. Además, la afección puede destruir el esperma, haciendo imposible la fusión e implantación del óvulo y el esperma. El cáncer de ovario es mayor en pacientes con endometriosis en comparación con cualquier otro tipo de paciente.

Tratamiento

El manejo del dolor es una de las muchas formas de manejar la endometriosis. Los fármacos que se utilizan habitualmente son fármacos inflamatorios no esteroides. El tratamiento con hormonoterapia, como los anticonceptivos orales, se usa para controlar la afección al reducir la cantidad de estrógeno en el cuerpo. Se pueden utilizar procedimientos quirúrgicos como el laparoscopio para extraer el tejido afectado y aumentar las posibilidades de que un paciente se vuelva fértil.

Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

Las mujeres desarrollan un trastorno de salud hormonal durante la etapa reproductiva de su vida, y se conoce como síndrome de ovario poliquístico (SOP). Los pacientes que padecen SOP tienen cantidades excesivas de hormona andrógeno y sus períodos se prolongan más de lo esperado. Se pueden desarrollar numerosas y diminutas acumulaciones de líquido en los ovarios, lo que hace que no liberen óvulos. Actualmente, las causas del síndrome de ovario poliquístico no son evidentes. Una vez que una persona experimenta un cambio en sus períodos, debe consultar a un médico para su detección y control tempranos.

Síntomas

El desarrollo de los síntomas ocurre por primera vez en la pubertad, cuando aparece el primer período menstrual. Además, la afección puede surgir más adelante en la vida debido al aumento de peso. Los períodos irregulares y prolongados son signos de que un paciente tiene SOP. Los niveles excesivos de hormonas andrógenas, hormonas masculinas en una mujer, producen síntomas físicos como exceso de vello en el cuerpo y la cara. Además, un paciente puede tener acné severo y un patrón de calvicie similar al de los hombres. Además, los ovarios y folículos que rodean los óvulos pueden agrandarse, lo que hace que los ovarios funcionen mal.

Causas

Hay varios factores que contribuyen al síndrome de ovario poliquístico. Primero, los niveles excesivos de insulina en el cuerpo pueden conducir a niveles elevados de andrógenos, lo que causa dificultades en la ovulación. En segundo lugar, la inflamación de bajo grado, que es común en pacientes con SOP, estimula la producción de andrógenos por los ovarios poliquísticos. Los resultados son problemas de corazón y vasos sanguíneos. En tercer lugar, los ovarios también pueden producir niveles elevados de andrógenos, lo que provoca acné e hirsutismo. Por último, el síndrome de ovario poliquístico puede surgir de problemas hereditarios en los que los genes relacionados con el trastorno se transmiten de padres a hijos.

Complicaciones causadas por el síndrome de ovario poliquístico

Pueden surgir complicaciones del embarazo si una mujer embarazada tiene SOP; esto incluye aborto espontáneo, embarazo ectópico, presión arterial alta y parto prematuro. Los problemas relacionados con el corazón también aumentan debido a la presencia de SOP. El síndrome de ovario poliquístico produce afecciones cardiovasculares debido a la presión arterial alta, los niveles altos de colesterol en la sangre y el aumento de proteínas inflamatorias. Además, las mujeres que padecen SOP tienen más posibilidades de tener prediabetes y diabetes tipo II que las mujeres sin SOP. También es probable que ocurra cáncer de endometrio si a una paciente se le diagnostica SOP.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de ovario poliquístico implica cambios en el estilo de vida de una persona, así como medicamentos. El enfoque en el tratamiento del SOP es manejar las preocupaciones específicas de los pacientes, como la obesidad, la infertilidad y el hirsutismo. Los cambios en el estilo de vida que ayudarán a un paciente a reducir de peso son algunas de las opciones de tratamiento para el SOP. La pérdida de peso se puede lograr mediante el ejercicio y la ingesta de dietas bajas en calorías. Se recomienda limitar las dietas de carbohidratos para controlar el SOP. Las dietas con alto contenido de carbohidratos deben sustituirse por carbohidratos que elevan los niveles de azúcar en sangre a un ritmo más lento. Se pueden usar medicamentos para regular los ciclos menstruales de una paciente, que pueden incluir una combinación de píldoras anticonceptivas que contienen progestina y estrógeno. Estas píldoras ayudan a reducir los niveles de andrógenos producidos en el cuerpo y también regulan el estrógeno. La regulación del período se puede lograr mediante la ingesta de progestina durante casi dos semanas cada uno o dos meses, lo que ayuda a proteger aún más contra los cánceres de endometrio.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.