Hipertensión (presión arterial alta): cosas que usted necesita saber

agosto 11, 2021

La hipertensión (HTN), también conocida como presión arterial alta (PA), es una condición por la cual la presión arterial es alta. Como resultado, la fuerza termina siendo ejercida contra las paredes arteriales y otros vasos principales de sangre en el cuerpo humano. Por lo general, la lectura de la presión arterial representa los números superior e inferior. El número superior es la presión sistólica (PAS), que significa la fuerza que el corazón empuja a las paredes de las arterias en cada latido del corazón. El número inferior es la presión diastólica (PAD) que representa la fuerza que el corazón empuja a las paredes de las arterias entre los latidos del corazón. Por lo tanto, para diagnosticar adecuadamente los casos de hipertensión, es esencial medir la presión arterial en dos o tres días diferentes. La presión arterial sistólica debe leer 120 mmHg o menos en estos días, y la presión arterial diastólica debe leer 80 mmHg o menos. Algunos de los factores de riesgo comunes de hipertensión son dolencias, dietas poco saludables como el consumo de mucha sal, alimentos que contienen altas grasas trans y grasas saturadas, y cantidades insuficientes de verduras y frutas. Además, un individuo puede estar en riesgo de hipertensión debido a antecedentes familiares de HTN, enfermedad renal, vejez, obesidad, estilo de vida sedentario, consumo de tabaco, alcohol y abuso de drogas.

Síntomas de la hipertensión

En general, la hipertensión se presenta en la mayoría de las personas con dolores de cabeza, dificultad para respirar, dolor en el pecho, epistaxis, discapacidad visual, fatiga, aumento de la frecuencia cardíaca. Sin embargo, algunas personas con hipertensión pueden ser asintomáticas, refiriéndose así a la hipertensión como un asesino silencioso. La hipertensión solo se puede diagnosticar midiendo la presión arterial, que generalmente es una actividad indolora y rápida.

Tipos de hipertensión

Hay dos tipos principales de hipertensión. La hipertensión primaria también se conoce como hipertensión esencial, hipertensión secundaria e hipertensión de bata blanca.

Hipertensión primaria o esencial

La hipertensión primaria o esencial es un tipo de hipertensión arterial en la que se desconocen sus causas y aporta el 95% de todos los casos de hipertensión. Este tipo de hipertensión generalmente se identifica cuando un paciente tiene visitas médicas dos o tres veces al consultorio del médico.

Los factores ligados a HTN primario son resistencia periférica elevada, alteración en la membrana celular relacionada con los lípidos altos, disfunción endotelial, cambios en niveles del sodio o del calcio, hyperinsulinemia, hiperactividad comprensiva del sistema nervioso causada por la insensibilidad de baroreflexes, dysregulation del sistema de la renina-angiotensina, capacidad disminuida de excretar el sodio ambiental, estilo de vida, y factores dietéticos.

Hipertensión secundaria

Este tipo de hipertensión contribuye al 5% de todos los casos de hipertensión. La HTN secundaria puede ser causada por varias enfermedades como enfermedad renal crónica, riñones poliquísticos, enfermedad renovascular, coartación aórtica, síndrome de Cushing, feocromocitoma, hiperparatiroidismo, apnea del sueño, aldosteronismo primario y medicamentos como anticonceptivos orales, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno, el consumo crónico de alcohol, la ingesta excesiva de cafeína, suplementos herbales como Ma Huang (efedra), hierba de San Juan, drogas recreativas como la cocaína y el meta mphetamines.

Hipertensión de bata blanca

Es una elevación de la presión arterial cuando un paciente visita el consultorio de un médico. Esta presión arterial anormal generalmente se debe a la ansiedad o incomodidad de ver a un médico con una bata blanca. Aunque éste sea un tipo inestable de hipertensión, enmascara a menudo la diagnosis real de la hipertensión. Sin embargo, la diagnosis adecuada es necesaria distinguirla de la hipertensión verdadera.

Clasificación de la hipertensión

La hipertensión se clasifica en función de los resultados o lecturas obtenidas de la medición de la presión arterial utilizando un dispositivo conocido como esfigmomanómetro en milímetros de mercurio (mmHg) como unidades de medida estándar. Hay cuatro (4) categorías de presión arterial en adultos.

La presión arterial normal es cuando la presión arterial sistólica (PAS) es de 120 mmHg o menos, y la presión arterial diastólica (PAD) es de 80 mmHg o menos. La presión arterial elevada es cuando la PAS está entre 120 mmHg y 129 mmHg, y la PAD es inferior a 80 mmHg. La hipertensión en estadio 1 es cuando la PAS está entre 130 mmHg y 139 mmHg, y la PAD está entre 80 mmHg y 89 mmHg. Además, la hipertensión en estadio 2 es cuando la PAS es igual o superior a 140 mmHg, y la PAD es equivalente o superior a 90 mmHg.

Factores de riesgo de hipertensión

Hay varios factores de riesgo asociados con la hipertensión. Éstos incluyen edad, mellitus de diabetes, hiperlipidemia, fumar, obesidad, toma excesiva del alcohol, escasez renal, y número reducido de nephron, genética, raza, toma excesiva de la sal, y carencia de la actividad física.

Diagnóstico de hipertensión

La diagnosis adecuada es crucial antes de comenzar a un paciente en las drogas del antihypertensive. Las siguientes son algunas pruebas diagnósticas requeridas antes de los cambios terapéuticos en el estilo de vida (TLC) o el tratamiento farmacológico. Electrocardiograma, glucosa en sangre; hemoglobina, hematocrito, panel de química completa especialmente potasio sérico, calcio, magnesio, análisis de orina completo, creatinina, tasa de filtración glomerular estimada, pruebas de función hepática, hemoglobina glicosilada (hemoglobina A1c) y panel de lípidos en ayunas (9 a 12 horas de ayuno). También, monitorización ambulatoria de la presión arterial y ecocardiograma.

Prevención y tratamiento de la hipertensión

La modificación del estilo de vida es uno de los medios para prevenir la presión arterial alta. Un individuo puede lograr esto evitando la mayoría de los factores de riesgo modificables asociados con la presión arterial alta. Por lo tanto, el tratamiento de la presión arterial alta comprende el tratamiento no farmacológico y el tratamiento farmacológico.

Tratamiento no farmacológico de la hipertensión

Es una intervención mediante la cual los medicamentos no participan en el tratamiento de la presión arterial alta. Incluye mantener el peso corporal adecuado: índice de masa corporal (IMC de 18,5 -24,9 kg/m2), adopción de la dieta enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH), la dieta de patrón de alimentos del USDA o la dieta de la Asociación Americana del Corazón (AHA). Además, la restricción de sodio dietético a menos de 2,4 g diarios, el aumento de la actividad física, y la reducción del consumo de alcohol. Este enfoque funciona mejor en la prevención de la hipertensión en personas con presión arterial normal y presión arterial ligeramente elevada.

Tratamiento farmacológico de la hipertensión

La intervención farmacológica implica el uso de medicamentos (antihipertensivos) para el tratamiento de la presión arterial alta. Fármacos como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA): Lisinopril y Enalapril; bloqueadores de los receptores de angiotensina II (BRA): Telmisartán y Losartán; bloqueadores de los canales de calcio (BC): Amlodipino y Nifedipina; betabloqueantes (BBs) también conocidos como agentes bloqueadores beta-adrenérgicos: Metoprolol y Carvedilol; inhibidores de renina: Aliskiren; vasodilatadores periféricos: Hidralazina y Minoxidil; diuréticos como las tiazidas: Hidroclorotiazida y Clortalidona; diuréticos de asa: Furosemida y Torsemida; diurético ahorrador de potasio: La espironolactona y la eplerenona son para el tratamiento de la hipertensión.

La hipertensión o la presión arterial alta es un problema grave de salud cardiovascular y si no se trata puede resultar en discapacidad visual que conduce a la ceguera, insuficiencia renal, accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, o incluso la muerte. HTN se considera un asesino silencioso porque la mayoría de la gente hipertesiva es asintomática, y de tal modo, no controla adecuadamente su enfermedad. Por lo tanto, los medicamentos y los cambios terapéuticos en el estilo de vida, especialmente en combinación, se usan para tratar esta enfermedad de manera más efectiva. Los fármacos antihipertensivos generalmente lábano relajando los vasos sanguíneos, bajando así la presión arterial. Sin embargo, el efecto secundario más común de los medicamentos antihipertensivos es la hipotensión que puede conducir a caídas. Además, el desequilibrio electrolítico es un problema con el uso de diuréticos para el tratamiento de la hipertensión.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.