Obesidad: Más allá del sobrepeso

agosto 10, 2021

A nivel mundial, de cada 100.000 muertes, el 60% de las muertes son causadas por la obesidad. El sobrepeso y el aumento del índice de masa corporal (IMC) definen la obesidad en estudios epidemiológicos. La enfermedad es multifactorial, que ha seguido asolando el mundo desde las edades tempranas de 1980. Cualquier edad o género es susceptible a la enfermedad, independientemente de su configuración étnica, económica y geográfica. Desde entonces, la enfermedad ha registrado un aumento constante a lo largo de 50 años, y actualmente, está catalogada por la Organización Mundial de la Salud como una pandemia global que necesita intervenciones inmediatas. La obesidad conduce a otras enfermedades crónicas como el cáncer, la hipertensión y los trastornos cardiovasculares, entre otras enfermedades agudas. Por lo tanto, este ensayo se centrará en los tipos de obesidad, sus factores causales, tratamientos y manejo.

Tipos de obesidad

Hay tres categorías de obesidad: obesidad de clase I, obesidad de clase II y obesidad de clase III. La obesidad de clase I se considera médicamente obesidad de bajo riesgo. Las personas con este tipo de obesidad tienen su índice de masa corporal (IMC) que oscila entre 30 y 34,9 kg/m2. Sin embargo, la obesidad de clase I hace que sus pacientes sean más susceptibles a la diabetes. La obesidad de clase II es obesidad moderada en términos de riesgo. Clínicamente, las personas con IMC que oscila entre 35 y 39,9 kg/m2 se clasifican como obesidad de clase II. La obesidad de clase II conduce a la diabetes mellitus tipo 2. La diabetes tipo 2 y la obesidad son trastornos metabólicos complejos con comorbilidades específicas. Los pacientes con obesidad de clase III son altamente susceptibles a la diabetes mellitus. Los estudios de investigación más recientes indican que el 80% de la población general con diabetes tipo 2 tenía sobrepeso u obesidad. La obesidad de clase III es la obesidad de alto riesgo, con un IMC equivalente o superior a 40 kg/m2.

Causas de la obesidad

Los genes influyen en el peso corporal de un individuo. Algunas personas han heredado enfermedades como cushing y enfermedades de la tiroides, que conducen a la obesidad. Las enfermedades causadas genéticamente promueven la resistencia a la insulina, aumentando así el IMC de una persona. Los genes también ayudan en la compensación de la ingesta de energía en el cuerpo humano. Por lo tanto, algunos genes no responderán adecuadamente a la ingesta de calorías de una persona, lo que conduce a la obesidad. El receptor genético más conocido que conduce a la obesidad es el receptor de melanocortina 4 (MC4). La obesidad causada por factores genéticos se debe a la deficiencia del receptor MC4 en pacientes obesos. Los comportamientos alimentarios también se heredan, lo que forma parte de la obesidad inducida genéticamente.

Los factores epigenéticos como los cambios en la expresión de microRNA, microRNAs no codificantes y metilación del ADN también causan obesidad. Los factores epigenéticos causan obesidad debido a cambios y modificaciones en los comportamientos de estilo de vida como la alimentación y el ejercicio físico. Sin embargo, todavía se están realizando más investigaciones para evaluar y presentar más información sobre cómo los factores epigenéticos hacen que los individuos sean susceptibles a la enfermedad.

El medio ambiente también contribuye principalmente a la obesidad. Por ejemplo, las personas que provienen de centros urbanos tienen muchas características incorporadas que limitan los ejercicios físicos. Actualmente, la sociedad quiere cosas que le hagan la vida más fácil. Los edificios tienen ascensores, y algunos ambientes tampoco permiten caminar; en cambio, promueven la conducción. El medio ambiente también proporciona a las personas alimentos baratos altamente procesados y cargados de azúcar que causan obesidad. Así, el ambiente es el agente causal más frecuente a las enfermedades. Según la mayoría de los estudios de investigación, las naciones con altas tasas de obesidad, como los Estados Unidos, Europa y México, tienen alimentos baratos cargados de azúcar de fácil acceso. Los restaurantes de estas regiones venden en grandes porciones estos alimentos cargados de azúcar.

Los factores psicológicos como las emociones, el estado de ánimo, la depresión y la ansiedad también causan obesidad. Por ejemplo, el estrés causa cambios en el apetito, lo que conduce a la obesidad. Las emociones, la ansiedad y los estados de ánimo causan obesidad abdominal también conocida como obesidad truncal o central. Las disfunciones psicológicas, como el deterioro de las funciones del hipocampo, conducen a un aumento de la ingesta de alimentos o a un atracón, lo que reduce la obesidad. El atracón es psicológico porque algunos pacientes tienen una estimulación constante del hambre en sus cerebros. Después de una ingesta tan alta de alimentos, el metabolismo o la digestión se convierte en un problema, de ahí la obesidad. Psicológicamente, la mayoría de los pacientes con obesidad tienen la mayor parte de su atención atraída a la comida. Algunos pacientes también comen en respuesta al estrés emocional. Por ejemplo, un individuo consumirá alimentos cargados de azúcar para aliviarlos del estrés. Como tal, la persona comienza a aumentar de peso que conduce a la obesidad. El estrés socava el autocontrol de una persona, por lo que no puede restringir la ingesta de alimentos. Por lo tanto, el cuerpo encuentra difícil funcionar correctamente, ralentizando el metabolismo y aumentando el apetito. Estos alimentos cargados de azúcar hacen que las personas abandonen los alimentos saludables y cambien por completo sus hábitos alimenticios para consumir alimentos altos en calorías.

Tratamiento

La obesidad se puede tratar y manejar a través de varias intervenciones. El tratamiento de la obesidad incluye el manejo de la enfermedad, sus implicaciones asociadas y la aplicación de un enfoque adecuado para contrarrestar sus impactos. Las intervenciones y tratamientos también dependen de los agentes causales y de la agicidad o estadio de la obesidad. Las intervenciones tienen sus efectos secundarios únicos significativos. En primer lugar, la causa genética de la obesidad se puede tratar induciendo el componente de crecimiento de fibroblastos. El factor fibroblasto es una hormona peptídica secretada por varios órganos del cuerpo específicamente para ayudar a regular la homeostasis. Los individuos o ratones obesos que fueron administrados con este receptor de la proteína mostraron una disminución robusta en adiposidad. El azúcar de sangre de los pacientes y de los ratones usados durante sus experimentos registró niveles de azúcar de sangre y triglicéridos disminuidos. La secreción de la insulina del paciente obeso también fue aumentada. Sin embargo, el fibroblasto tiene una vida corta registrada para ser eficaz entre una mitad y dos horas desde el momento en que fue inducido en el cuerpo. La vida baja es debido a la filtración glomerular del aumento en el riñón de un paciente.

La obesidad también se puede tratar y controlar a través de intervenciones clínicas y quirúrgicas. La cirugía efectiva se conoce como cirugía bariátrica. La cirugía clínica es eficaz porque conduce a una pérdida de peso, tasas de mortalidad reducidas y menores posibilidades de desarrollar otras enfermedades crónicas. La cirugía bariátrica incluye bypass gástrico, bandas gástricas y gastrectomía en manga. A nivel mundial, el 50% de los pacientes obesos optan por la cirugía bariátrica de gastrectomía en manga. La gastrectomía en manga se realiza induciendo un tubo estomacal alargado que parece una manga, y se elimina la estructura estomacal de curvatura. La mayoría de las personas prefieren este tipo de cirugía bariátrica porque tiene tasas limitadas de complicaciones perioperatorias por debajo del 1%. El bypass gástrico es la segunda operación bariátrica preferida en todo el mundo para pacientes obesos. Según las estadísticas, el 40% de los pacientes a nivel mundial prefieren la cirugía gástrica. El bypass gástrico implica la creación de una extremidad Roux, lo que permite que los alimentos viajen después de salir de la bolsa del estómago para las digestiones pancreáticas. La mayoría de los pacientes han abandonado actualmente las bandas gástricas. La estadística establece que solo el 7% de los pacientes optan por operaciones de bandas gástricas. La operación de bandas consiste en inducir una estructura o dispositivo compresivo externo colocado en la parte superior del estómago. La estructura con bandas se puede desinflar o inflar a través de un puerto subcutáneo. La inflación o deflación permite un ajuste de la compresión gástrica que limita la ingesta de alimentos y la ampliación por el estómago.

La modificación del comportamiento también ayuda a controlar la obesidad. Las modificaciones del comportamiento incluyen la supervisión alimenticia, el compromiso en actividad física, y otras estrategias cognoscitivo-del comportamiento. Las estrategias conductuales también implican sesiones de asesoramiento para pacientes obesos que tienen problemas psicológicos. Las diversas intervenciones físicas han demostrado ser eficaces a la hora de perder peso en pacientes obesos. La modificación del comportamiento es de bajo costo y requiere un cambio en los comportamientos de estilo de vida. Algunos estudios de investigación muestran que los pacientes que estaban inscritos en la actividad física perdieron peso de hasta el 5% en comparación con los que estaban inscritos en el asesoramiento psicológico, que sólo perdieron hasta un 2%. Por lo tanto, establece que el ejercicio físico es un comportamiento de estilo de vida más fructífero que puede ayudar a reducir la obesidad. Sin embargo, otros comportamientos de estilo de vida como la responsabilidad, el monitoreo de la ingesta diaria de alimentos y las actividades físicas son altamente efectivos. La intervención dietética requiere consumir alimentos bajos en carbohidratos, bajos en grasas y bajos en azúcar.

conclusión

La obesidad es una pandemia silenciosa, que consume vidas e impone una pesada carga a las familias afectadas. La enfermedad es causada por algunos agentes que se pueden evitar, mientras que algunos no se pueden evitar. Por ejemplo, los hábitos de estilo de vida como comer atracones y no hacer ejercicio. Sin embargo, otros agentes causales inevitables incluyen genes, factores psicológicos y epigenéticos. La obesidad se asocia con la aparición de diversas enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer, entre otras. También existe en tres categorías, clases 1, 2 y 3. Los pacientes obesos son altamente susceptibles a la diabetes. Además, la enfermedad se puede tratar y manejar a través de varias intervenciones conductuales y tratamientos clínicos. La cirugía bariátrica es un ejemplo de tratamiento clínico y manejo de la obesidad. Un psicólogo también ofrece asesoramiento psicológico a las personas con problemas psicológicos. De manera más efectiva, los cambios en el estilo de vida y el comportamiento son la mejor de todas las intervenciones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.