Trastornos alimentarios: conozca los tipos y peligros

agosto 12, 2021

Un trastorno alimentario implica enfermedades físicas y mentales graves que afectan las ideas y pensamientos de las personas sobre la comida y la alimentación. Los trastornos alimentarios son más predominantes en las mujeres que en los hombres. Las víctimas de estos trastornos se encuentran dentro de toda la población, independientemente de su origen étnico, edad, sexo, género y religión. Los trastornos alimentarios se han clasificado en la categoría de trastornos alimentarios y alimentarios. Se describe que los trastornos tienen características tales como tener ciertos comportamientos relacionados con la alimentación o trastornos alimentarios persistentes que alteran el consumo o la absorción de alimentos. Tal alteración perjudica las funciones psicosociales y la salud física en general. Además, la categoría proporciona criterios de diagnóstico específicos de trastornos alimentarios, incluidos los trastornos de rumia y pica, trastorno por atracón, anorexia nerviosa, condición de ingesta restrictiva de alimentos y bulimia nerviosa.

Datos sobre los trastornos alimentarios

El trastorno alimentario es un tipo complicado de afección de salud y difiere según los tipos de afección y las personas afectadas. Sin embargo, algunos datos sobre los trastornos alimentarios son generales independientemente de las personas según los estudios de investigación. Uno de los hechos es que estos trastornos no discriminan, ya que se observan en personas de todas las razas, edades, pesos corporales, orígenes étnicos y géneros. Además, los trastornos alimentarios generalmente ocurren en la edad adulta o la adolescencia, aunque estas afecciones no se limitan a estas dos categorías de edad. Además, los trastornos alimentarios no son causados por un factor específico. Los estudios muestran que varios factores biológicos, genéticos, psicológicos, sociales y de comportamiento aumentan los riesgos de desarrollar trastornos alimentarios. Otro hecho es que los trastornos alimentarios son potencialmente mortales en la mayoría de los casos, especialmente si no se manejan o tratan adecuadamente. Sin embargo, hay varias formas de recuperación a través de prácticas basadas en evidencia que han demostrado su eficacia.

Tipos de trastornos alimentarios

Existen varias condiciones alimentarias entre las personas, y las víctimas pueden desarrollar varias de ellas en un momento dado. Los tipos incluyen trastorno por atracón, anorexia nerviosa y bulimia nerviosa.

Las personas que tienen anorexia nerviosa evitan las calorías y la comida en sí mismas para morir de hambre. Estas personas pueden sufrir el trastorno independientemente de su tamaño corporal, ya que cualquiera puede padecerlo. Una de las características de la afección es tener un deseo compulsivo de perder peso. El otro se niega a consumir las cantidades de alimentos saludables necesarias para el nivel de actividad corporal y el tipo de cuerpo. Las personas que padecen bulimia nerviosa perciben que comieron o consumen grandes cantidades de alimentos en períodos cortos. Después de comer, purgan las calorías obligándose a vomitar, a hacer ejercicio en exceso o a usar laxantes. La idea principal es deshacerse de los alimentos de su cuerpo por temor a aumentar de peso y tener sobrepeso u obesidad.

Por otro lado, las víctimas del trastorno por atracón (BED) se caracterizan por la falta de control sobre su conducta alimentaria. Pueden percibir que ya han ingerido una gran cantidad de alimentos en un corto período de tiempo, luego desarrollan mecanismos compensatorios como el vómito autoinducido de los alimentos que comieron para contrarrestar el efecto de los atracones, en ese caso, se vuelven incómodo debido a comer en exceso; se avergüenzan de sí mismos, desarrollan culpa, se arrepienten y se deprimen.

Síntomas de los trastornos alimentarios

Estos trastornos se manifiestan en las personas de manera diferente según el nivel de complicaciones causadas por esta enfermedad mental. Estos síntomas afectan los aspectos físicos, sociales y psicológicos de la salud de un individuo. Es posible que las diversas manifestaciones de las afecciones no determinen directamente si uno lucha con un trastorno alimentario, aunque algunos síntomas actúan como señales de advertencia. Los síntomas se han clasificado en factores emocionales, conductuales y físicos.

Síntomas emocionales y conductuales

Los síntomas emocionales y conductuales incluyen cambios de humor extremos, elecciones, creencias y patrones que indican deseos obsesivos de perder peso; reglas alimentarias, dietas y patrones de alimentación. Otros incluyen una imagen corporal distorsionada, saltarse comidas, esconder la comida o comer solo, alejarse de los demás, miedo intenso a aumentar de peso, dificultad para concentrarse o procesos de pensamiento tangenciales. Del mismo modo, existen otros síntomas como la obsesión por el contenido nutricional de los alimentos, el contenido de calorías y pensamientos generales sobre los alimentos.

Síntomas físicos

Un cuerpo hambriento no puede funcionar normalmente; en eso, las personas que luchan contra los trastornos alimentarios manifestarán algunos de los siguientes signos físicos. Estos incluyen estreñimiento severo, pérdida de peso severa, presión arterial, pulso y respiración anormales, piel seca y pálida, fatiga y debilidad general del cuerpo. Además, las víctimas pueden tener uñas y cabello quebradizos, amenorrea o pérdida del ciclo menstrual en las mujeres, debilidad muscular, problemas gastrointestinales y sistema inmunológico comprometido. Además, las personas pueden desarrollar un crecimiento de vello suave en la mayor parte del cuerpo (lanugo); desmayos, mareos y varias otras enfermedades causadas por la desnutrición.

Diagnóstico de trastornos alimentarios

Los profesionales de la salud, incluidos los médicos y los proveedores de salud mental, pueden diagnosticar los trastornos alimentarios. Los proveedores de atención primaria comienzan revisando los síntomas, realizando un examen físico, análisis de sangre. Los consejeros de salud mental, incluidos psiquiatras y psicólogos, realizan evaluaciones psicológicas que les ayudan a comprender los problemas de alimentación del paciente y a desarrollar un plan de atención para el tratamiento. Los proveedores de atención médica utilizan el manual de trastornos mentales desarrollado por la Asociación Psiquiátrica de América para el diagnóstico. En el manual, hay un resumen de los diferentes síntomas de los distintos tipos de trastornos alimentarios.

Efectos sobre la salud y riesgos de los trastornos alimentarios

Además de los diversos síntomas del trastorno de la alimentación emocional, conductual y físico, existen graves consecuencias a largo plazo. La alimentación desordenada conduce a la desnutrición y afecta a todos los órganos del cuerpo, como los sistemas cardiovascular, cerebral, gastrointestinal y endocrino. La desnutrición conduce a la debilidad general de todo el cuerpo. Como resultado, el corazón ya no es lo suficientemente fuerte para bombear y hacer circular la sangre por varias partes del cuerpo, eventualmente se desarrolla presión sanguínea anormal, pulso y un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca. Vómitos excesivos y laxantes dan como resultado un desequilibrio de electrolitos en el cuerpo. Además, la desnutrición debida a un trastorno alimentario contribuye a debilitar el sistema inmunológico, exponiendo así al cuerpo a diversas enfermedades que resultan en el síndrome metabólico.

Tratamiento y manejo

El tratamiento de los trastornos alimentarios varía según el tipo y las necesidades específicas del paciente. Si uno no tiene ningún caso diagnosticado, los profesionales de la salud abordarán y controlarán los trastornos alimentarios. Los diversos métodos de tratamiento para tratar los trastornos alimentarios incluyen psicoterapia, medicamentos, el enfoque de Maudsley y asesoramiento nutricional. El tratamiento de psicoterapia involucra a los profesionales de la salud mental que determinan la mejor terapia en cada caso. La mayoría de los casos de trastornos alimentarios mejoran después de las terapias cognitivo-conductuales. Es una forma de tratamiento que ayuda a los pacientes a comprender y transformar sus patrones de pensamiento distorsionados que causan anomalías emocionales y conductuales. El enfoque de Maudsley es una forma de terapia que ayuda a la familia de pacientes adolescentes que padecen anorexia nerviosa. El método implica que los padres brinden orientación activa a sus hijos sobre la alimentación y la alimentación saludable.

Bajo medicación, algunas víctimas de trastornos alimentarios desarrollan afecciones secundarias como depresión y ansiedad. Estas afecciones se tratan tomando antidepresivos y otras formas de medicamentos para mejorar. Como resultado; los pensamientos de las víctimas sobre ellos mismos y los alimentos se vuelven normales. Además, a través del asesoramiento nutricional, los dietistas registrados que tienen alguna formación sobre los trastornos alimentarios ayudan a las víctimas a cambiar sus hábitos alimentarios, lo que incluye el desarrollo de planes de alimentación basados en la nutrición. Además, estos especialistas brindan a las víctimas consejos para la planificación de las comidas, la compra y la preparación de alimentos. Sin embargo, el mejor enfoque de tratamiento y manejo de los trastornos alimentarios implica una combinación de profesionales interdisciplinarios; y al trabajar juntos como equipo, pueden desarrollar un método integral para tratar las enfermedades y mejorar el bienestar mental, físico y emocional de la víctima.

En conclusión, los trastornos alimentarios también incluyen el síndrome de rumiación y la condición de pica, anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, atracones, ingesta restrictiva de alimentos. El manejo y el tratamiento implican tomar antidepresivos y otras formas de medicamentos que mejoran los trastornos. Además, la participación activa de los padres en la orientación de los niños contra el trastorno alimentario, enseñando sobre dietas saludables. El tratamiento también puede incluir psicoterapia, medicamentos, el enfoque de Maudsley y asesoramiento nutricional.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.