Tipos de embarazo y complicaciones: manejo y tratamiento

agosto 12, 2021

Generalmente, el embarazo ocurre cuando un óvulo es fertilizado por espermatozoides después de que el ovario se libera durante la ovulación. Los óvulos fertilizados luego viajan al útero, donde ocurre la implantación, lo que resulta en un embarazo. Por ejemplo, un período promedio de embarazo dura cuarenta semanas. Por lo tanto, el diagnóstico temprano del embarazo y el cuidado de los padres dan como resultado un embarazo saludable. Además, varios factores pueden afectar el embarazo, como la edad, la exposición a la violencia y la salud de la madre. Por tanto, es fundamental vigilar el embarazo por la salud del bebé. En mi discusión, describiré los tipos de embarazo, las causas y el tratamiento para controlar los problemas. Algunos tipos de embarazo incluyen embarazo intrauterino, embarazo singlete, embarazo múltiple y embarazo ectópico. Además, también discutiré algunas de las complicaciones comunes del embarazo.

Diferentes tipos de embarazo

Embarazo intrauterino

El intrauterino es un tipo típico de embarazo que ocurre cuando el feto o los fetos se implantan dentro del útero. Finalmente, la placenta se forma para el desarrollo del embrión en un bebé. Por tanto, el embarazo intrauterino se define como un saco gestacional que contiene un polo fetal o saco vitelino. Durante este tipo de embarazo, el bebé puede experimentar una restricción del crecimiento intrauterino (RCIU). La RCIU ocurre cuando el feto no crece como se esperaba normalmente. La RCIU puede ocurrir en dos tipos, simétrica y asimétrica. Cuando las partes del cuerpo del bebé son similares se denomina simétrico. Asimétrico es cuando el tamaño de la cabeza y el cerebro del bebé es normal y el otro cuerpo es pequeño.

Causas y tratamiento de la RCIU

La RCIU ocurre cuando el feto no recibe la nutrición y los nutrientes necesarios. Además, la RCIU ocurre cuando hay un problema con el flujo de sangre en el cordón umbilical que une al bebé con la placenta. Las causas de esta restricción del crecimiento pueden ser el consumo de alcohol, el tabaquismo o el uso de drogas por parte de una mujer embarazada. Otras causas pueden incluir presión arterial alta, embarazos múltiples, afecciones médicas. La restricción del crecimiento intrauterino se diagnostica a través de la altura del fondo uterino, donde el médico controla el crecimiento del bebé midiendo el vientre de la madre. Además, se puede diagnosticar mediante el control de la frecuencia cardíaca y los movimientos fetales. Además, el tratamiento para la RCIU depende del período del embarazo. Si el bebé tiene el problema, los médicos ayudan a controlar la afección asegurándose de que la madre lleve una dieta saludable y nutritiva.

Embarazo ectópico

El embarazo ectópico surge cuando un óvulo fertilizado se implanta fuera de las paredes principales del útero, como el abdomen del útero. El ectópico ocurre comúnmente en las trompas de Falopio. El ectópico ocurre cuando el ovario no llega al útero, sino que se implanta en la trompa de Falopio. Un embarazo ectópico puede conllevar importantes riesgos para la salud, como hemorragias internas. Además, este tipo de embarazo puede ocurrir simultáneamente, lo que se denomina embarazo heterotópico. Sin embargo, las condiciones heterotópicas han sido más altas debido a las tecnologías de reproducción asistida y la fertilización in vitro.

Causas y tratamiento

Algunas de las causas del embarazo ectópico incluyen afecciones médicas derivadas del tratamiento de la inflamación y la cicatrización de las trompas de Falopio. Además, otras causas vinculadas son las discapacidades congénitas, los factores hormonales y las anomalías genéticas. Algunos de los factores de riesgo que conducen a un embarazo ectópico son el embarazo ectópico previo, las infecciones, el tabaquismo y el tratamiento de fertilidad. Por ejemplo, si una persona experimentó un ectópico durante el último embarazo, la persona tiene una alta probabilidad de tener otro. Las enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea pueden provocar inflamación en las trompas de Falopio, lo que aumenta el riesgo de embarazo ectópico. Al igual que el embarazo intrauterino, fumar cigarrillos aumenta el riesgo de tener un embarazo ectópico.

Sin embargo, este tipo de embarazo puede tener complicaciones como la rotura de la trompa si no se realiza ningún tratamiento. Algunas de las diversas terapias de los ectópicos incluyen medicamentos y cirugía. Los médicos administran medicamentos recetados para contener y evitar que el ectópico provoque el estallido de las trompas. El fármaco de uso común para controlar la afección es el metotrexato.

Embarazo sin mangas y embarazos múltiples

El embarazo singlete ocurre cuando un espermatozoide fertiliza un óvulo y forma un feto. Una camiseta es el tipo de embarazo más común experimentado por la mayoría de las mujeres. Sin embargo, a diferencia de otros tipos de embarazo, el embarazo en singlete provoca muy pocos síntomas. Por otro lado, los embarazos múltiples ocurren cuando varios óvulos se fertilizan simultáneamente o cuando dos espermatozoides entran en un óvulo. Los embarazos múltiples también pueden ocurrir cuando el esperma fertiliza un óvulo y luego se divide en dos cigotos. Por ejemplo, si un óvulo se divide en varios cigotos, resultará en gemelos idénticos. Asimismo, si dos espermatozoides fecundan un ovario, se producirán gemelos fraternos y fraternos si se fecunda más de un ovario.

Embarazo molar

Un óvulo fecundado de forma anormal suele provocar un embarazo molar; hay dos tipos, embarazos molares completos y parciales. Molar parcial transpirará cuando dos espermatozoides fertilizan un solo óvulo pero no hay desarrollo de dos fetos. Un molar completo ocurre cuando la placenta se forma en el útero sin que el feto la sostenga. Estas condiciones conducen principalmente a un aborto espontáneo porque el feto no puede desarrollarse de manera segura debido a complicaciones.

Causas y tratamiento

La mayoría de los embarazos molares ocurren debido a problemas genéticos específicos cuando el esperma fertiliza un óvulo, a diferencia de un embarazo normal donde la placenta se forma para apoyar el desarrollo del embrión; con un molar, se forma un tumor dentro del útero en lugar de una placenta. Un embarazo molar ocurre después de un aborto espontáneo, ectópico o de un embarazo exitoso cuando las células permanecen en el útero; por ejemplo, un óvulo fertilizado se implanta fuera del útero en un embarazo ectópico. Sin embargo, los síntomas comunes de los molares incluyen movimiento fetal, vómitos intensos, presión arterial extrema y sangrado vaginal dentro de los tres meses posteriores al embarazo.

El embarazo molar se diagnostica mediante una ecografía del útero, que utiliza ondas sonoras para desarrollar una imagen del útero. Además, se puede realizar mediante análisis de sangre. El tratamiento y manejo del embarazo molar implica el uso de legrado y dilatación con succión para eliminar todos los tejidos anormales del útero. Otra forma de tratamiento incluye la extirpación quirúrgica de todo el útero. Sin embargo, no hay forma de prevenir los molares, pero puede reducir la probabilidad de complicaciones; Los embarazos molares pueden disminuir si se evita otro embarazo durante al menos un año después del embarazo molar inicial.

Embarazo de alto riesgo

Un embarazo en el que las posibles complicaciones podrían afectar al bebé o la madre se considera un embarazo de alto riesgo. Algunas de las diversas razones del embarazo de alto riesgo incluyen la edad materna y las condiciones de salud durante el embarazo o antes del embarazo. Por ejemplo, la edad de la futura madre es un factor de riesgo común para los embarazos de alto riesgo. Por lo tanto, los embarazos de mujeres menores de diecisiete años o mayores de treinta y cinco pueden experimentar complicaciones de riesgo en comparación con los de dieciocho a treinta. Además, las condiciones médicas existentes como diabetes, obesidad, enfermedades autoinmunes y presión arterial alta pueden resultar en embarazos de alto riesgo.

Otras causas de embarazo de alto riesgo incluyen antecedentes familiares relacionados de trastornos genéticos o aborto espontáneo en el embarazo anterior. Además, las condiciones médicas durante el embarazo como la diabetes gestacional, la depresión y la preeclampsia pueden provocar un embarazo de alto riesgo. Además, existen varias formas de gestionar los embarazos de alto riesgo. Los enfoques incluyen llevar una dieta saludable, mantener un peso saludable, un control constante del azúcar en sangre y un ejercicio adecuado.

Embarazo abdominal

Abdominal ocurre cuando un óvulo fertilizado se implanta en tejidos u órganos en el abdomen de una mujer. Por ejemplo, el embarazo abdominal es extremadamente raro que ocurra, pero presenta un riesgo de salud significativo tanto para la madre como para el feto cuando ocurre. Puede provocar una hemorragia interna abundante si la placenta se separa del tejido o del órgano abdominal al que está conectada. Además, las complicaciones abdominales impiden que el feto reciba los nutrientes y la sangre adecuados para el crecimiento saludable del feto.

Los signos y síntomas de la complicación inicialmente pueden ser similares a los de un embarazo normal, como cansancio, vómitos ocasionales y falta de períodos. El embarazo abdominal se puede diagnosticar mediante análisis de sangre para medir el nivel de gonadotropina coriónica humana para identificar el problema. También se puede analizar mediante ecografía y laparoscopia para confirmar el diagnóstico. En conclusión, todos los tipos de embarazo tienen algunos problemas de salud comunes, como obesidad, aumento de peso, infecciones e hipertensión.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.