Cáncer de cuello uterino: Cosas que las mujeres necesitan saber

agosto 12, 2021

Los bloques de construcción básicos que forman los tejidos corporales son las células. Las células crecen, se desgastan y se reemplazan constantemente después de que se desgastan o se lesionan a través de la multiplicación celular. El cáncer es una enfermedad que ataca a las células del cuerpo. Ocurre durante la multiplicación celular cuando crecen células anormales, formando un bulto o una masa llamada tumor. Todas las células no son cancerosas; un tumor maligno es canceroso y puede diseminarse, a diferencia de los tumores benignos que no son cancerosos y no hacen metástasis. El cáncer de cuello uterino comienza cuando las células anormales a lo largo del revestimiento del cuello uterino comienzan a crecer sin control. Comúnmente comienza en la zona de transformación y se disemina a los otros tejidos alrededor de los ganglios linfáticos del cuello uterino y la vagina. La mayoría de las veces, el cáncer puede hacer metástasis a otras partes como el hígado. Es uno de los cánceres que pueden tratarse con éxito si se descubren temprano.

Tipos de cáncer de cuello uterino

Los cánceres de cuello uterino se clasifican principalmente según las células en las que comienzan a crecer. El cuello uterino tiene las superficies interna y externa. El exterior se abre hacia la vagina y el interior recubre el canal cervical. La superficie externa se conoce como ectocérvix y está cubierta por células escamosas. El cáncer de cuello uterino que comienza en estas células se llama carcinoma de células escamosas; es responsable de aproximadamente el 70% del total de casos de cáncer de cuello uterino. El endocérvix que forma la superficie interna del cuello uterino está cubierto por células glandulares y el cáncer que se desarrolla en estas células se conoce como adenocarcinoma. Es menos común y representa aproximadamente el 25% de los casos de cáncer de cuello uterino. Por lo general, es difícil de diagnosticar, ya que ocurre más arriba en el cuello uterino.

Causas y factores de riesgo

El virus del papiloma humano (VPH) representa casi todos los casos de cáncer de cuello uterino. El grupo de virus puede atacar la superficie de diferentes partes del cuerpo, como el cuello uterino y la vagina. Más de cien tipos diferentes de virus del papiloma humano, con más de catorce que afectan a los genitales; Aproximadamente quince de los VPH genitales causan cáncer de cuello uterino. Aunque las infecciones por VPH son comunes, no todas las personas con infecciones por VPH desarrollan cáncer de cuello uterino. Varios factores aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino. Entre ellos se incluyen el tabaquismo pasivo y el tabaquismo. El consumo de tabaco daña las células del cuello uterino y aumenta las posibilidades de que las mujeres con VPH desarrollen cáncer. Los estudios también han demostrado que las mujeres que usan anticonceptivos orales a largo plazo también corren un mayor riesgo, aunque la razón no es evidente. Las mujeres con sistemas inmunológicos débiles también corren un mayor riesgo de desarrollar este cáncer, por ejemplo, las mujeres VIH positivas y otras mujeres que toman medicamentos que pueden debilitar su sistema inmunológico. Aunque la enfermedad puede ser hereditaria donde una mujer cuya hermana o madre tuvo cáncer tiene altas probabilidades de desarrollarlo, no existe una causa genética conocida del cáncer de cuello uterino.

Síntomas y estadificación

Es posible que las personas con cáncer de cuello uterino no presenten ningún signo o síntoma específicamente durante las primeras etapas. Sin embargo, cuando el cáncer de cuello uterino comienza a invadir otras áreas como la vagina, pueden aparecer síntomas. Algunas mujeres experimentarán períodos menstruales más largos y abundantes, mientras que otras pueden tener flujo vaginal anormal. Otros mancharán o sangrarán entre sus períodos, y otros pueden tener sangrado vaginal después de tener relaciones sexuales. Algunas mujeres encontrarán dolorosas las relaciones sexuales, mientras que otras sangrarán incluso cuando hayan alcanzado la etapa de la menopausia. Aunque estos síntomas pueden deberse a determinados medicamentos o afecciones, es fundamental descartar el cáncer de cuello uterino. Es crucial que las personas con cuello uterino se sometan a exámenes de detección regulares, ya sean transgénero, gays, lesbianas, heterosexuales o bisexuales.

La estadificación de los cánceres es vital para determinar el mejor plan de tratamiento. Hay cuatro etapas del cáncer de cuello uterino. Una etapa se refiere al grado en que el cáncer se ha diseminado en el cuerpo en el momento en que se diagnostica. El cáncer de cuello uterino en la etapa I se localiza y se encuentra solo en el tejido del cuello uterino. En el estadio II, el cáncer de cuello uterino está localmente avanzado y se ha diseminado a otros tejidos próximos al cuello uterino, como los dos tercios superiores de la vagina. El cáncer de cuello uterino en la etapa III ha alcanzado otras partes vaginales y el revestimiento pélvico; la posibilidad de hacer metástasis a los ganglios linfáticos sale e incluso podría detener el funcionamiento del riñón. Finalmente, el cáncer de cuello uterino en la etapa IV ha hecho metástasis al recto y más allá a otras áreas como los pulmones, los huesos y el hígado. La mayoría de los cánceres de cuello uterino diagnosticados en etapas tempranas tienen un buen pronóstico y tasas de supervivencia más altas.

Diagnóstico

La detección del cáncer de cuello uterino generalmente comienza con un resultado anormal de la prueba de Papanicolaou durante la etapa de detección del cáncer. Esto requiere más pruebas para confirmar la presencia de cáncer de cuello uterino. A veces, la prueba puede proponerse si una paciente experimenta síntomas sospechosos, como sangrado vaginal anormal. Un médico, generalmente un ginecólogo, realiza un examen físico y un historial médico, incluido un examen pélvico y palpación de los ganglios linfáticos. El médico realiza la prueba de colposcopia para observar de cerca el cuello uterino y ver si las células cambiadas o anormales se ubican exactamente donde están y cómo se ven. Si un médico ve áreas sospechosas, un patólogo realiza una biopsia y un patólogo examina el tejido en el laboratorio. Si los resultados de la biopsia confirman la presencia de cáncer de cuello uterino, se realizan otras exploraciones por imágenes como la resonancia magnética, la tomografía computarizada o la tomografía por emisión de positrones en las áreas a las que se han diseminado las células cancerosas.

Manejo y Tratamiento

El tratamiento del cáncer de cuello uterino elegido depende de las preferencias de las pacientes y de las recomendaciones del equipo médico. El tratamiento elegido depende de los resultados de la prueba, la ubicación del cáncer, las áreas a las que se ha propagado, el estado general de salud de los pacientes, la edad y si les gustaría tener hijos en el futuro. El tratamiento se logra mediante la utilización de una terapia combinada de cirugía, radiación y quimioterapia. Sin embargo, el procedimiento quirúrgico sigue siendo la única opción para la mayoría de los pacientes, por ejemplo, si el cáncer está solo en el cuello uterino. Los procedimientos quirúrgicos dependen de la extensión de la metástasis; Los cánceres de cuello uterino tempranos se tratan mediante la biopsia de cono para extirpar el tejido alrededor del tumor y otros tejidos sanos circundantes. La traquelectomía se puede realizar para extirpar todo o parte del cuello uterino a lo largo de la parte superior de la vagina. Los ovarios y las trompas de Falopio generalmente se dejan en su lugar, especialmente si una mujer desea dar a luz en el futuro. La histerectomía total generalmente se realiza para extirpar el cuello uterino y el útero. Es posible que también se extraigan las trompas de Falopio.

La radioterapia, en la que los médicos usan rayos X para destruir las células cancerosas, podría usarse para dañar o destruir las células cancerosas del cuello uterino. Un paciente puede tenerlo como tratamiento primario o tenerlo después de la cirugía para matar las células cancerosas restantes. La radiación generalmente se dirige a las partes afectadas y se realiza con cuidado para minimizar el daño a las células sanas. Este método de tratamiento es seguro, aunque tiene varios efectos secundarios. Puede causar un aumento de la secreción vaginal, causar pérdida de cabello alrededor del área pélvica y problemas intestinales y de vejiga. La radiación también puede provocar una menopausia precoz, ya que puede impedir que los ovarios produzcan hormonas o provocar un estrechamiento de la vagina. En casos raros, la radioterapia puede debilitar los huesos y provocar una fractura pélvica. La radiación puede realizarse interna o externamente y el proceso no es doloroso.

Además, la quimioterapia se puede usar cuando se usan medicamentos para retardar el crecimiento o destruir las células cancerosas. La quimioterapia generalmente se usa cuando el cáncer se encuentra en su etapa avanzada y se puede combinar con radioterapia. La cantidad de sesiones de quimioterapia generalmente depende del tipo de cáncer que tenga el paciente y si está pasando por algún otro tratamiento. Los fármacos se administran generalmente por vía intravenosa. El tratamiento con quimioterapia tiene varios efectos secundarios según el estado físico y la salud general de la persona, la frecuencia con la que recibe el tratamiento o si está recibiendo otros tratamientos, como la radioterapia. Algunos pacientes pueden sentirse cansados, experimentar náuseas y vómitos, perder algo de pelo del cuerpo, incluido el pelo de la cabeza. También se ha informado de menopausia temporal o permanente. Además, la quimioterapia puede debilitar la inmunidad del cuerpo y los pacientes se vuelven propensos a las infecciones.

El cáncer de cuello uterino afecta a los pacientes emocional y físicamente. Los cuidados paliativos son fundamentales, independientemente del estadio del cáncer, para ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes. Puede hacerlo un equipo de profesionales sanitarios en colaboración con familiares y otros cuidadores. Se pueden utilizar métodos médicos y no médicos para controlar el dolor en los pacientes, aliviar el estrés y garantizar que los pacientes estén tranquilos durante el tratamiento. La cirugía paliativa también se puede realizar para corregir problemas de fístula y obstrucción intestinal.

En general, el cáncer de cuello uterino se encuentra entre los cánceres más prevenibles. Cualquier persona con cuello uterino debe someterse a exámenes de detección regulares para detectar los precánceres lo suficientemente temprano y tratarlos antes de que se conviertan en cánceres. Además, las niñas menores de quince años y que no hayan tenido relaciones sexuales deben recibir la vacuna contra el VPH para evitar que se infecten con el virus. Las mujeres pueden minimizar el riesgo de contraer este cáncer dejando de fumar y limitando las numerosas parejas sexuales.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.