Ginecología: El sistema reproductivo femenino

agosto 12, 2021

Durante el período reproductivo de una mujer, el cuerpo pasa por muchos cambios. Durante este tiempo, tienden a surgir diferentes problemas ginecológicos de vez en cuando. Hoy en día, muchas mujeres sufren problemas ginecológicos a lo largo de su vida. En la mayoría de los casos, las afecciones son leves y tratables. Sin embargo, algunos casos pueden ser graves y dar lugar a otras complicaciones, como afectar la fertilidad de la mujer o incluso su calidad de vida. Mantener su salud bajo control, así como las visitas médicas oportunas, puede prevenir problemas ginecológicos, que incluyen los siguientes:

Displasia cervical

La displasia cervical se reconoce como una condición precancerosa del cuello uterino cuya causa es el virus del papiloma humano. Por lo general, la displasia ocurre sin ningún signo y, por lo tanto, se recomienda una visita anual al obstetra-ginecólogo. Después de los 21, también es ideal considerar una prueba de Papanicolaou regular para ayudar a detectar cualquier célula anormal. Si se detecta una actividad celular anormal en una prueba de Papanicolaou, se recomienda una prueba conocida como colposcopia para examinar el cuello uterino con atención. En cualquier caso, la displasia cervical es leve; una prueba de Papanicolaou puede monitorear fácilmente el comportamiento celular e informar al médico cuando la condición se agrava y requiere tratamiento.

Sin embargo, existen casos moderados y avanzados de displasia cervical que requieren el procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa para ayudar en la biopsia del tejido cervical. El manejo de la displasia cervical es posible, especialmente para pacientes de entre nueve y 26 años. Además, los pacientes pueden recibir la vacuna contra el VPH para mantenerlos a salvo de las cuatro cepas conocidas del virus.

Prolapso del suelo pélvico

Los órganos pélvicos comprenden la vagina, la vejiga, el recto y el útero sostenidos por ligamentos y tejidos conectivos dentro de la pelvis. El debilitamiento del tejido causado por la menopausia y el estreñimiento crónico puede hacer que las paredes de la vagina se caigan. Del mismo modo, el estrés físico del embarazo y el parto puede provocar la caída de las paredes de la vagina. Cuando uno experimenta esto, los órganos pélvicos detrás de la vagina, incluida la vejiga, el recto y el útero, caen. Existen enfoques no quirúrgicos, como la fisioterapia del suelo pélvico o un pesario, que se pueden considerar al tratar el prolapso pélvico. Mediante la cirugía abdominal laparoscópica, vaginal o mínimamente invasiva, también se pueden aliviar los síntomas y obtener una reparación duradera en cualquier caso de prolapso de cuello uterino.

Dolor pélvico crónico

Varias mujeres tienden a experimentar dolor pélvico crónico debido a problemas de salud que incluyen endometriosis, síndrome del intestino irritable, síndrome de dolor de vejiga, disfunción de los músculos del piso pélvico y leiomioma uterino. El dolor pélvico crónico es un dolor persistente entre el ombligo y el hueso púbico y dura un período que supera los seis meses. Por lo general, el dolor pélvico crónico supera las molestias que acompañan a los cólicos menstruales ocasionales en las mujeres. El dolor pélvico crónico varía desde un dolor leve y doloroso hasta un dolor repentino y agudo. Además, la información procedente de los tejidos del sistema reproductivo interactúa con el estrés ambiental y el historial quirúrgico previo, lo que hace que el sistema de procesamiento del dolor informe sobre el dolor pélvico crónico.

Existen diferentes fuentes de dolor pélvico crónico y, por lo tanto, se adoptan diferentes estrategias de tratamiento. El tratamiento del dolor pélvico crónico se puede realizar mediante terapias no quirúrgicas, incluidos los ejercicios del suelo pélvico. El ejercicio ayuda a fortalecer el músculo elevador que ofrece soporte tanto para los órganos pélvicos como para la vejiga. Las modificaciones dietéticas y de comportamiento son simples remedios de autoayuda que ayudan a controlar los problemas del suelo pélvico. Los enfoques integradores, como la acupuntura, también se utilizan para controlar los trastornos del suelo pélvico. La terapia con medicamentos, la fisioterapia del piso pélvico y la terapia hormonal también han jugado un papel importante en el tratamiento y manejo del dolor pélvico crónico. También existen procedimientos quirúrgicos avanzados que han ayudado a tratar el dolor pélvico crónico. Los procedimientos médicos incluyen reparación de prolapso, cirugía de incontinencia urinaria, reconstrucción virginal, miomectomía, histerectomía, cirugía de prolapso de preservación uterina, cistoscopia y cirugía endoscópica.

Fibras uterinas

Se sabe que los fibromas uterinos son tumores benignos comunes que afectan a las mujeres y también se denominan leiomiomas o miomas. Se sabe que los tumores se desarrollan en el útero de las mujeres durante la edad fértil. Estos fibromas pueden ocurrir de manera diferente y en varias partes del útero. La causa principal de los fibromas aún no está clara; sin embargo, las hormonas, los antecedentes familiares y el embarazo son algunos de los factores que pueden influir en el crecimiento de los fibromas. Las pacientes con síntomas leves de fibromas uterinos pueden tratarse mediante enfoques no quirúrgicos. La embolización de fibromas uterinos es un enfoque no quirúrgico que implica bloquear el suministro de sangre que estimula el crecimiento de los fibromas mediante la inyección de agentes embolizantes. El tratamiento hormonal, como el uso de píldoras anticonceptivas, puede ayudar a reducir el tamaño de los fibromas y minimizar los síntomas. Los fibromas uterinos también se pueden extirpar mediante un método quirúrgico llamado miomectomía. En este procedimiento, los fibromas se extirpan sin afectar el útero. La histerectomía es todavía un procedimiento quirúrgico que se utiliza para la extirpación de fibromas. El proceso implica la extirpación completa del útero junto con los fibromas.

Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es la falta de control en la liberación de orina. El problema puede deberse a problemas de salud temporales, como una infección del tracto urinario. En otros casos, la incontinencia urinaria puede resultar de cambios en los músculos y nervios alrededor de la vejiga. La incontinencia urinaria se divide en dos tipos, que son la incontinencia de esfuerzo y la incontinencia de urgencia. La incontinencia de esfuerzo hace que uno pierda orina durante la actividad física, como reír, toser y estornudar.

Por otro lado, la incontinencia urinaria implica la liberación incontrolada de orina con un impulso sólido y repentino de orinar; La terapia conductual, el ejercicio de Kegel y la fisioterapia pueden tratar la incontinencia urinaria fortaleciendo el suelo pélvico y, por lo tanto, aumentando el control. El estrógeno vaginal también puede ayudar a tratar la incontinencia urinaria. Además, dependiendo del tipo de incontinencia que uno tenga, algunos medicamentos pueden ayudar a disminuir los espasmos de la vejiga. También hay procedimientos quirúrgicos disponibles que se pueden considerar en el tratamiento de la incontinencia urinaria, por ejemplo, cabestrillo de uretra media.

Desórdenes menstruales

Tener sangrado menstrual prolongado, sangrado durante el coito, sangrado entre períodos y calambres dolorosos puede significar un trastorno menstrual en las mujeres, especialmente en aquellas en edad de menstruación. Dependiendo de la gravedad del problema del ciclo menstrual, existen intervenciones médicas que pueden emplearse; la mayoría de los trastornos menstruales incluyen endometriosis, síndrome de ovario poliquístico, pólipos endometriales, hemorragia uterina disfuncional, que es abundante, e hiperplasia o cáncer de endometrio. El diagnóstico del trastorno menstrual determinará qué intervención médica se utilizará. Los métodos de tratamiento del trastorno menstrual incluyen fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE), un implante de progesterona, píldoras recetadas, parche o anillo vaginal, progesterona y dispositivos intrauterinos. Los enfoques quirúrgicos también están disponibles para pacientes con trastornos menstruales. Incluyen ablación endometrial, histerectomía, embolización de fibromas uterinos e histeroscopia; Se utilizan procedimientos mínimamente invasivos para estos problemas de salud. El corto período de recuperación es una ventaja adicional.

Sindrome de Ovario poliquistico

Este es un trastorno hormonal que comúnmente afecta a las mujeres durante el período reproductivo. Las mujeres que padecen esta afección tienen períodos menstruales prolongados o tienen un exceso de hormonas masculinas conocidas como andrógenos. Los ovarios pueden desarrollar varias y pequeñas colecciones de líquido, por lo tanto, no liberan óvulos. Se desconoce la causa principal del síndrome de ovario poliquístico. Sin embargo, algunos factores pueden causarlos, como factores hereditarios, exceso de insulina, inflamación de bajo grado y exceso de andrógenos. El tratamiento del síndrome de ovario poliquístico se centra en controlar las preocupaciones propias, como el hirsutismo, la obesidad, el acné y la infertilidad. El tratamiento específico del SOP implica un cambio en el estilo de vida, como la pérdida de peso. También existe una intervención médica que puede ayudar a regular el ciclo menstrual causado por el SOP, como la combinación de píldoras anticonceptivas y terapia con progestina.

Diferentes mujeres en todo el mundo están luchando con cualquiera de los problemas ginecológicos. Afortunadamente, existen opciones de tratamiento para cualquiera de las cuestiones genealógicas. Para cualquier mujer con un problema ginecológico, tomar el control de la situación comienza por comprender su condición. Esto solo puede ser posible cuando se trabaja con un especialista. Tener una cita al menos una vez al año es vital ya que ayuda a detectar cualquier problema ginecológico que pueda ser leve y pasar desapercibido. Buscar la ayuda de los especialistas también ayuda a buscar la intervención médica adecuada según el problema ginecológico que puedan tener. Existe una variedad de modos de tratamiento para los diferentes problemas ginecológicos, y encontrar el que se adapte a su problema de salud comienza con la consulta de un especialista. Un especialista preguntará sobre su historial médico y realizará un examen apropiado para ayudar a desarrollar la medicación adecuada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.