Esquizofrenia: Un trastorno cognitivo importante

agosto 10, 2021

La esquizofrenia es una dolencia intrincada y crónica de salud mental que se distingue por muchos síntomas, incluidos delirios, alucinaciones, habla o comportamiento desorganizado y disminución de la capacidad cognitiva. A menudo, la enfermedad se desarrolla en individuos en su adolescencia tardía o en la edad adulta temprana. La manifestación de la enfermedad en sus primeras etapas y su curso persistente deterioran la enfermedad de la mayoría de las víctimas afectadas y sus familias. Varias discapacidades que presentan esquizofrenia a menudo ocurren por síntomas negativos y desconexión mental, como deficiencias en la atención y la memoria de trabajo. Además, la recaída se produce debido a síntomas positivos como sospecha, delirios y alucinaciones. Las personas que tienen esquizofrenia a veces pueden escuchar sonidos o voces, lo que los hace altamente paranoicos, creyendo que poseen algunos poderes inusuales o tal vez una persona está controlando sus pensamientos o pensar que algunos eventos mundiales se vinculan con ellos. El diagnóstico de esquizofrenia puede ser un desafío, y las familias de las víctimas siempre están en negación; sin embargo, es un diagnóstico devastador y desgarrador para comprender. Este papel se pre propone discutir extensivamente la enfermedad mental de la salud de la esquizofrenia, sus tipos, el gravamen y la diagnosis, y las drogas usadas en su tratamiento.

Tipos de esquizofrenia

Hay cinco tipos de esquizofrenia clasificados en función de los distintos síntomas y manifestaciones exhibidos por los individuos evaluados. Estos tipos incluyen:

Esquizofrenia paranoide

La esquizofrenia de tipo paranoide se caracteriza por comportamientos paranoicos como delirios y disfunciones auditivas y alucinaciones. Los comportamientos paranoicos se manifiestan por emociones de persecución, siendo observados o escrutados; la mayoría de las veces, estos comportamientos se vinculan con una figura célebre o reconocida, como un político o un músico o una corporación. Además, las personas que tienen esquizofrenia de tipo paranoide pueden mostrar ira, estar ansiosos o volverse hostiles. Sin embargo, estas personas a menudo tienen una propiedad intelectual, un funcionamiento y expresiones adecuadamente habituales.

Esquizofrenia desorganizada

Las personas que sufren de esquizofrenia de tipo desorganizado muestran comportamientos que están claramente fuera de orden o discursos que están desconectados y son difíciles de entender. Además, pueden exhibir emociones o sentimientos impropios que no son relativos a situaciones en ese momento. Estos bien pueden afectar sus actividades diarias, incluyendo la higiene, la forma en que toman las comidas, y los planes de trabajo interrumpidos, y a veces la negligencia atribuida a sus patrones de pensamiento desconectados y desorganizados.

Esquizofrenia catatónica

Las interrupciones del movimiento caracterizan la esquizofrenia de tipo catatónico. Las personas que sufren de este tipo de esquizofrenia son variadas en función de los extremos, algunos pueden quedar inmóviles, y otros pueden estar por todas partes y alrededor del lugar. Otra característica de este tipo es que los pacientes pueden quedar tranquilos durante horas o repetir todo lo que otra persona dice o hace. Estos atributos conductuales causados por este tipo de esquizofrenia pueden poner a estos pacientes en situaciones comprometedoras, ya que a menudo son incapaces de cuidarse a sí mismos o terminar las actividades diarias.

Esquizofrenia indiferenciada

Este tipo de esquizofrenia se utiliza cuando un individuo muestra comportamientos, que se ajustan a las descripciones sintomáticas de dos o más otros tipos de esquizofrenia. Por ejemplo, algunos de los síntomas exhibidos en la esquizofrenia indiferenciada incluyen delirios, alucinaciones, alteración del habla, comportamientos desorganizados y catatónicos.

Esquizofrenia residual

Individuos detallados para tener episodios pasados de esquizofrenia; sin embargo, en la actualidad no exhiben síntomas que caracterizan la enfermedad como delirios, alucinaciones, desorden en el habla y comportamiento, se atribuyen a padecer de tipo residual esquizofrenia. Tales personas pueden estar en remisión total o pueden reasumir más adelante los síntomas característicos de la enfermedad.

Diagnóstico

Como se ilustró anteriormente en el texto, la esquizofrenia es un trastorno complicado y persistente con varios síntomas, que no son patógenos. El diagnóstico de la esquizofrenia consiste en examinar al paciente que presenta signos y síntomas patentes, como se demuestra en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. En primer lugar, el diagnóstico de la esquizofrenia se realiza descartando cualquier otro problema o trastorno médico subyacente que pueda resultar causar cambios en los comportamientos. Además, se realiza mediante el examen de la aparición de síntomas característicos de la condición. El médico que atiende al paciente realizará pruebas para afirmar la presencia de delirio, alucinación, deterioro del habla y comportamiento. Otro elemento que el médico evalúa es el retraimiento social y las interrupciones en el trabajo en las actividades diarias del paciente durante al menos seis meses. El médico puede emplear el gravamen físico, la examinación psicológica, las pruebas de laboratorio, y las exploraciones del CT para ensamblar y para generar un cuadro general de la condición del paciente. Por lo tanto, la detección y evaluación de la salud mental es un aspecto crítico del procedimiento de diagnóstico de la esquizofrenia.

Sin embargo, el diagnóstico de la esquizofrenia suele ser un desafío, ya que otros trastornos mentales como el trastorno bipolar, esquizoafectivo, la depresión y el abuso de sustancias a menudo imitan las manifestaciones sintomáticas de la esquizofrenia. Por lo tanto, el médico que realiza la diagnosis debe primero eliminar cualquier síntoma exhibido por otras dolencias. El examen competente de la duración de la enfermedad, el momento de los delirios y alucinaciones, y la intensidad de las manifestaciones depresivas o maníaca pueden distinguir esto de manera efectiva.

Opciones de tratamiento

Terapia no farmacológica

El objetivo y el objetivo para tratar la esquizofrenia implican atacar los síntomas de la enfermedad, minimizar las posibilidades de una recaída y elevar el funcionamiento adaptativo para que los individuos afectados puedan fusionarse de nuevo en la sociedad. En raras circunstancias, los pacientes vuelven a su nivel basal de funcionamiento adaptativo; tanto nonpharmacological como farmacológicos deben utilizar de manera óptima modelos de tratamiento para obtener resultados periódicos. Por lo tanto, los modelos de tratamiento no farmacológicos como la psicoterapia son esenciales. La psicoterapia es un campo terapéutico que se desarrolla gradualmente. Las psicoterapias emanantes incorporan entrenamiento meta-cognitivo, terapia narrativa y terapias de atención plena. Los tratamientos no farmacológicos se utilizan como formas de tratamiento adicionales para tratar la esquizofrenia, pero nunca para sustituirlos, ya que estos modelos de tratamiento ayudan a garantizar que los pacientes se mantengan adherentes a sus medicamentos.

Terapia farmacológica

En la mayoría de los pacientes con esquizofrenia, es difícil ejecutar programas de rehabilitación prácticos y de trabajo sin agentes antipsicóticos. Por lo tanto, la institución oportuna del tratamiento de la droga es crucial, lo más notablemente, dentro de los primeros cinco años después de que aparezca un episodio agudo puesto que ocurren muchas variaciones enfermedad-relacionadas en el cerebro. Por lo tanto, en un episodio psicótico agudo, la terapia de la droga se debería administrar tan pronto como sea posible. En los primeros días de tratamiento, el objetivo principal es disminuir la hostilidad y devolver al paciente al funcionamiento normal, como dormir lo suficiente y tomar las comidas a las horas estipuladas. Por lo tanto, es significativamente esencial valorar la dosis al comienzo de la primera fase de tratamiento en función de la respuesta del paciente. El tratamiento precede a la terapia de mantenimiento, que tiene como objetivo mejorar la socialización, el cuidado de uno mismo, y construir un estado de ánimo más excelente.

Atención especializada coordinada

Implica un enfoque de esfuerzo de equipo para ofrecer tratamiento cuando aparece el primer episodio agudo. Implica la combinación de la medicina y la terapia con los servicios sociales, así como las intervenciones educativas.

Hospitalización

Varias personas que tienen esquizofrenia pueden recibir tratamiento ambulatorio. Sin embargo, la hospitalización aparece ser la mejor opción para los individuos esquizofrénicos múltiples con síntomas extremos, hostilidad severa, y ésos incapaces de tomar el cuidado de uno-uno mismo. También implica psicoeducación, que ayuda a los pacientes y a quienes les rodean a comprender el trastorno, lo que les permite ayudar al paciente a manejarlo.

Terapia electroconvulsiva (TEC)

Durante este proceso, los electrodos se colocan en el cuero cabelludo del paciente y luego los médicos envían pequeñas descargas eléctricas al cerebro. Cada tratamiento de choque conduce a una formación de convulsiones controladas. Después de una serie de este módulo de tratamiento durante un período definido causa mejoras masivas en el estado de ánimo y la capacidad cognitiva del paciente. Sin embargo, el modelo de tratamiento no está totalmente aprobado para ayudar a la esquizofrenia que no sea la depresión y el trastorno bipolar; así, no utilizado de vez en cuando cuando los síntomas del humor desaparecen.

Investigación

Múltiples trabajos de investigación y estudios están en curso para encontrar opciones de tratamiento formidables para la esquizofrenia. Por ejemplo, los investigadores están revisando actualmente la opción de tratamiento de estimulación cerebral profunda (DBS) utilizada principalmente en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson y el temblor esencial a través de pruebas experimentales para tratar trastornos psiquiátricos. Esta opción de tratamiento consiste en implantar electrodos en el cerebro de un paciente esquizofrénico quirúrgicamente para ayudar a estimular segmentos cerebrales específicos que controlan el pensamiento y la percepción.

Drogas

Hay múltiples fármacos utilizados en el tratamiento de la esquizofrenia. Algunos de los medicamentos antipsicóticos utilizados incluyen clorpromazina (Thorazine), Oxilapina, Perfenazina y Haloperidol. Algunos de los nuevos fármacos utilizados para tratar la esquizofrenia incluyen Aripiprazol, Asenapina, Cariprazina, Clozapina, etc. Los medicamentos son para el control inicial de los síntomas, y una vez que los síntomas están bajo control, uno necesitaría terapia de mantenimiento para no recaer.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.