Hiperplasia prostática benigna (HPB): cosas que los hombres necesitan saber

agosto 10, 2021

La hiperplasia benigna de la próstata (BPH) es una condición patológica caracterizada por la ampliación de las glándulas de próstata. La HPB es una condición común en los hombres y el riesgo de desarrollar HBP aumenta con la edad. La hiperplasia o agrandamiento de las glándulas no es cancerosa; el tumor no se disemina a otras partes del cuerpo. Las glándulas prostáticas se encuentran alrededor de la uretra en el punto de salida de la vejiga. La ampliación de las glándulas resulta en la constricción de la uretra y la obstrucción del flujo de orina, haciendo que la HPB experimente dolor durante la micción. Este artículo presenta una discusión detallada en BPH, incluyendo las causas, los tratamientos, la gerencia, y las drogas usadas para tratar la condición.

Causas

La próstata es una glándula muscular del tamaño de una nuez ubicada alrededor de la uretra responsable de producir líquidos que componen el semen y nutren los espermatozoides después de la eyaculación. En hombres sanos, la próstata sigue siendo relativamente pequeña de tamaño. Sin embargo, la próstata se podría agrandar después de la multiplicación rápida de las células en las glándulas de próstata. La causa exacta de la ampliación de la próstata es desconocida, y se cree extensamente que la condición es un cambio relativo a la edad típico en hombres. Varios estudios han propuesto un vínculo entre los cambios relacionados con la edad en las hormonas sexuales y el desarrollo de la HPB. Los andrógenos desempeñan un papel crucial en el desarrollo de las glándulas prostáticas, y por lo tanto los cambios en el nivel de las hormonas de sexo con edad podrían ser un factor que contribuye al desarrollo de BPH. Además, ciertas condiciones como la hiperinsulinemia disminuyen la producción de globulina fijadora de hormonas sexuales por el hígado, lo que afecta el desarrollo normal de la próstata. Además, el aumento de los niveles de dihidrotestosterona (DHT) también se han relacionado con el desarrollo de la HPB, ya que la hormona es responsable de influir en el crecimiento de la próstata.

BPH da lugar a una amplia gama de síntomas que se puedan utilizar para diagnosticar la condición. Los síntomas más comunes incluyen micción dolorosa, vaciado incompleto de la vejiga, nicturia, flujo urinario débil, que se retrasa o se ralentiza e incontinencia urinaria. Todos estos síntomas son el resultado de la obstrucción de la uretra por el agrandamiento de la próstata. Los síntomas pueden causar una debilitación significativa y disminuir la calidad de vida de los pacientes. La HPB también se asocia con un mayor riesgo de desarrollar complicaciones como infecciones del tracto urinario (INFECCIONES URINARIAS), daño de la vejiga, incontinencia urinaria, daño renal y cálculos en la vejiga que pueden tener impactos devastadores en la salud de un individuo. También, la mayoría de los varones mayores tienen otras condiciones comorbid como diabetes, artritis, e hipertensión que requieran la atención médica frecuente, y por lo tanto la necesidad de tratar y de manejar con eficacia condiciones como BPH para reducir al mínimo la carga de salud en los pacientes.

Tratamiento y manejo

Para la mayoría de los hombres, el agrandamiento de la próstata puede no ser una preocupación significativa. Sin embargo, la ampliación puede dar lugar a la hiperplasia prostática benigna (BPH), una condición que requiere la atención médica. El objetivo del tratamiento en la HPB es aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Una diagnosis clínica de BPH se debe primero establecer antes de que se revisen las opciones del tratamiento. La HPB se puede diagnosticar mediante una serie de técnicas, incluyendo análisis de orina, cistoscopia, prueba de antígeno prostático específico (PSA) y pruebas urodinámicas. De acuerdo con la severidad de la ampliación y su impacto en la salud de un paciente, varias opciones del tratamiento pueden ser consideradas.

Cambios en el estilo de vida

En primer lugar, siempre se recomienda a todas las personas con HBP o que están en riesgo de desarrollar HBP que adopten cambios en el estilo de vida. Algunos de los cambios que los individuos pueden adoptar son ejercicios físicos dirigidos a los músculos del suelo pélvico. Sin embargo, es esencial tener en cuenta que el fortalecimiento muscular del piso pélvico puede disminuir la incontinencia urinaria y mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes con HPB. La reducción del consumo de alcohol y cafeína también se ha asociado con un mejor pronóstico de la HPB. La reducción de la ingesta de cafeína y alcohol da lugar a una frecuencia urinaria reducida y, por lo tanto, a una disminución de la gravedad de los síntomas. Estudios recientes sobre los factores de riesgo de la HPB mostraron que podría modificarse y descubrieron que el consumo moderado de alcohol y la reducción del tabaquismo disminuyeron significativamente el riesgo de HBP. Otro cambio significativo en el estilo de vida es la dieta; La dieta también puede desempeñar un papel en el desarrollo de BPH aumentando factores de riesgo tales como diabetes y obesidad o contribuyendo directamente a los síntomas. Por ejemplo, el aumento de la ingesta de líquidos puede causar un aumento de la frecuencia urinaria, lo que aumenta la gravedad de los síntomas de la HPB.

Intervenciones farmacológicas

Las intervenciones farmacológicas son el enfoque más comúnmente utilizado para tratar y controlar la HPB después de una intervención clínica; esto implica el uso de diferentes fármacos destinados a tratar la HPB o disminuir la gravedad de los síntomas. Además, las intervenciones farmacológicas se pueden utilizar en pacientes cuando los cambios en el estilo de vida son insuficientes para lograr resultados deseables. Algunos de los fármacos utilizados en el tratamiento y tratamiento de la HPB incluyen:

Bloqueadores alfa-1

Los bloqueadores alfa-1 o los agentes bloqueadores alfa-adrenérgicos funcionan para disminuir la contracción muscular y promover la relajación de los músculos de la vejiga y la próstata. Los fármacos se unen a los receptores adrenérgicos alfa-1 y previenen la unión de catecolaminas responsables de estimular la contracción muscular. Al promover la relajación muscular en la vejiga y la próstata, estos medicamentos ayudan a aliviar síntomas como la micción dolorosa y el flujo urinario débil, ya que reducen la obstrucción de la uretra causada por el agrandamiento. Ejemplos de bloqueadores alfa-1 comúnmente administrados incluyen doxazosina, tamsulosina, alfuzosina y prazosina.

Terapia hormonal

Los medicamentos bloqueadores hormonales también se pueden usar para tratar la HPB en pacientes donde la causa principal del agrandamiento es la sobreproducción de hormonas. También, hay un vínculo entre la producción de la hormona de sexo y BPH, revelando una asociación posible entre la regulación de la producción de la hormona de sexo y la gerencia de BPH. Esta asociación forma la base para el tratamiento de la reducción hormonal de BPH con la administración de las drogas que bajan los niveles de la hormona del dihydrotestosterone, que es responsable de influenciar crecimiento de la próstata. En algunos casos, se ha encontrado que la disminución de los niveles de DHT en el cuerpo podría resultar en una reducción en el tamaño de la próstata y por lo tanto aliviar la obstrucción de la uretra y mejorar el flujo de orina. Sin embargo, la terapia de reducción hormonal a largo plazo en el tratamiento de la HPB podría dar lugar a impotencia, ya que las hormonas sexuales son necesarias para la reproducción normal. Además, los tratamientos podrían disminuir el deseo sexual del paciente. Por ejemplo, finasteride, que es una de las drogas usadas para reducir DHT, se sabe para causar la disfunción eréctil.

Antibióticos

La ampliación de la próstata puede resultar en inflamación que aumenta el riesgo de infección y prostatitis bacteriana. Los antibióticos se administran a pacientes con inflamación grave para el tratamiento de la prostatitis bacteriana. Sin embargo, el tratamiento con antibióticos solo debe usarse cuando hay un diagnóstico clínico confirmado de infección bacteriana. Si las bacterias no causaron la infección, el tratamiento con antibióticos puede ser inútil y solo aumentar el riesgo de resistencia a los antibióticos.

Cirugía

Se pueden considerar intervenciones quirúrgicas, especialmente en casos graves en los que hay obstrucción completa o casi completa de la uretra. Además, la cirugía se considera como una intervención de segunda línea para los pacientes que no responden a los medicamentos. Con los desarrollos recientes en cirugía, BPH se puede tratar con eficacia con procedimientos quirúrgicos no invasores o como mínimo invasores tales como vaporización fotoselectiva de la próstata (PVP), que vaporiza los tejidos agrandados de la próstata que reducen la obstrucción en la uretra.

En conclusión, la hiperplasia prostática benigna (BPH) se convierte en la mayoría de los hombres como condición normal del envejecimiento. Sin embargo, la HPB puede causar molestias significativas y aumentar el riesgo de otras complicaciones como infecciones del tracto urinario, daño en la vejiga e incontinencia urinaria. Por lo tanto, el tratamiento y la gerencia eficaces de BPH usando intervenciones farmacológicas tales como moldes alpha-1 y medicaciones de la reducción de la hormona son cruciales. Además, los cambios en el estilo de vida como el entrenamiento muscular del piso pélvico, la dieta y la reducción del consumo de cafeína y alcohol también son intervenciones efectivas para controlar la HPB.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.